Estudios — 13 mayo, 2015 a las 9:42 am

¿Cómo se procesa la margarina?

Por

Pues vamos a ver paso a paso como se hace y en que consiste el proceso de hidrogenación que se lleva a cabo para obtenerla.

Primeramente los fabricantes usan los aceites vegetales de peor calidad como los de soja, algodón, maíz, girasol y colza: no hay que olvidar que la margarina fue un alimento creado como sustituto barato de la mantequilla para clases bajas y ejércitos.

Estos aceites son extraídos de las semillas usando altas temperaturas y a muy alta presión. Este proceso de extracción carga los aceites con radicales libres que reaccionan fácilmente con otras moléculas causando daño celular y envejecimiento prematuro y otros problemas.

La última parte se extrae con disolventes químicos que resultan más rápidos y baratos, normalmente cancerígenos, que aunque posteriormente son eliminados, no es extraño que queden trazas en el producto final. El solvente generalmente usado es el Hexano.

Algunos de estos aceites no son aptos para consumo humano

Por ejemplo el aceite de semillas de algodón, que es uno de los ingredientes más populares de la margarina, tiene toxinas naturales.

Este aceite sin refinar se utiliza como plaguicida. La toxina (gosipol), se elimina durante el refinado.

Además contiene demasiados ácidos grasos omega-6 en relación con los Omega 3 que contiene. Ambos son ácidos esenciales pero es sabido que un exceso de omega 6 causa varios problemas de salud, incluyendo enfermedades del corazón.

La mayoría de expertos en el tema creen que una relación saludable de ácidos grasos omega 3 y omega 6 se encuentra entre 1:1 y 1:2. El aceite de semilla de algodón, sin embargo, tiene más de 50 por ciento de ácidos grasos omega 6 y sólo pequeñas cantidades de Omega 3, dando una proporción de 1: varios cientos o más.

Como el algodón es uno de los cultivos más rociados con pesticidas, también existe la posibilidad de que el aceite de semillas de algodón pueda estar altamente contaminado con residuos de plaguicidas. Lamentablemente apenas se han hecho pruebas sobre este tema.

El aceite de colza, promocionado como el aceite más sano (¿?) de todos, no está libre de problemas. Su consumo está relacionado con la deficiencia de vitamina E, así como con el retraso en el crecimiento. Por esta razón, no está permitido su uso en la fabricación de preparados para lactantes.

Los aceites utilizados para la fabricación de margarina, también se encuentran entre los cuatro grandes cultivos modificados genéticamente: soja, maíz, colza y el algodón.

wooden board with goat cheese, bread, fork and knife

Seguimos fabricando

Los aceites que se usan en crudo se limpian al vapor. Esto destruye todas las vitaminas y antioxidantes.

Sin embargo, los residuos de pesticidas y disolventes (hexano) permanecen.

Los aceites se mezclan con níquel, una sustancia altamente tóxica que sirve como catalizador para la reacción química durante el proceso de hidrogenación. Se pueden usar otros catalizadores, pero también son tóxicos.

Los aceites son sometidos a alta temperatura y presión en un reactor. Donde también introducen el hidrógeno.

La alta temperatura y presión, junto con la presencia del catalizador de níquel, hace que los átomos de hidrógeno se vean forzados a introducirse en las moléculas de aceite.

Si el aceite es parcialmente hidrogenado, se convierte de líquido en un semi-sólido. Las grasas trans se forman durante la hidrogenación parcial.

El producto resultante del proceso de hidrogenación parcial es una grasa olorosa, grumosa y gris.

Para eliminar esos grumos se añaden emulsionantes que son como jabones.

Para eliminar el olor de los productos químicos se vuelve a limpiar con vapor. Este paso se llama desodorización y de nuevo implica alta temperatura y alta presión.

El aceite se blanquea para deshacerse del color gris.

Se le añaden las vitaminas (sintéticas) y sabores artificiales y, como no, el colorante amarillo que imita al natural de la mantequilla.

norma-rabago-la-margarinaA principios del siglo pasado, no se permitía añadir ese colorante amarillo a la margarina y era un producto de color blanco. Justamente lo hacían para proteger a los consumidores y que no confundiesen la mantequilla y la margarina.

Finalmente la margarina está terminada, lista para ser publicitada entre el público, preferiblemente niños, como un alimento saludable con el pleno respaldo de muchos científicos, médicos, nutricionistas y las autoridades sanitarias.

Ahora se sabe que no son las grasas saturadas (presentes en alimentos como la mantequilla) las culpables de causar enfermedades coronarias pero sí están causadas por las grasas trans que se forman en la margarina durante el proceso de hidrogenación.

Ya hay lugares como el estado de California y la ciudad de Nueva York donde este tipo de grasas están prohibidas. Pero mientras que nuestras autoridades sanitarias están ocupadas en otros menesteres (o eso espero) los hospitales y cementerios siguen llenándose.

Así que si estás siguiendo una dieta antiinflamatoria o una dieta paleolítica o simplemente quieres un producto de calidad porque te importa tu salud, aléjate de la margarina.

Espero que si has leído esto ya no dudes a la hora de comprar y optes por un alimento sano y natural como la mantequilla, porque este sí, ¡es un alimento de toda la vida!

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario