Estudios — 25 marzo, 2015 a las 11:31 am

¿Conoces la verdad acerca de la miel de agave?

Por

Muchas personas interesadas en mantenerse saludables han cambiado al agave pensando que es un endulzante natural más seguro. Quieren evitar los endulzantes peligrosos bien documentados como el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) pero lo que no saben es que la mayoría del agave en realidad es peor que el JMAF.

Estas palabras ofenderán a muchos defensores comprometidos en la salud natural, ya que han sido convencidos por la gran publicidad de las empresas que lo promocionan.

Recomiendo otras opciones, como productos de stevia. También puede utilizar el xilitol en cantidades pequeñas o glucosa, que se vende como dextrosa.

Mi único propósito de compartir esta información es ayudar a la gente a entender la verdad sobre la salud. En caso de que aún no lo haya notado, tenemos una epidemia de obesidad en los  y no fue hasta hace poco que mis ojos descubrieron la causa principal – la fructosa.

Sí, se trata de la libertad de elección. Es difícil tener libertad si no se le da toda la historia, y hasta ahora eso ha sido el caso del agave.

agaveAsí que, ¿Qué es exactamente el Agave?

El agave azul es una planta exótica que crece en el rico suelo volcánico de México bajo un ardiente sol tropical, con una flor de tallo señorial que florece sólo una vez en su vida. La palabra “Agave” literalmente significa “noble.” Es generalmente reconocido como un remedio herbal superestrella del mundo, que pretende ofrecer alivio a la indigestión, la irregularidad intestinal, y las heridas de la piel.

Ferméntelo, y tendrá la bebida favorita de los mexicanos: el tequila.

Tan sólo el nombre de “agave” evoca imágenes de románticas excursiones tropicales y medicina chamánica misteriosa.

Estas son las imágenes mentales que muchos vendedores del “néctar” de agave quieren que usted tenga. Utilizan el pedigrí real del agave para cubrir la verdad de lo que le están vendiendo que es una botella de jarabe de alta fructosa, tan altamente procesado ​​y refinado que NO se parece a su planta homónima.

Este alto contenido de fructosa no es típico de todos los productos de agave. “Dependiendo de cómo se procesa el jarabe, podría o no contener más de fructosa”, dice Roger Clemens, profesor de la USC y portavoz del Institute of Food Technologists, cuya investigación se ha centrado en los alimentos funcionales, procesamiento de alimentos y nutrición.

Dependiendo de la técnica de la fuente y el procesamiento utilizado, el jarabe o miel de agave puede contener tan poco como 55% de fructosa, la misma cantidad que se encuentra en el jarabe de maíz de alta fructosa – en cuyo caso el jarabe no ofrece ninguna ventaja.

miel de agave¿Cuál es la verdad ‘real’ sobre el Agave?

Si usted supiera la verdad sobre su verdadero contenido, lo tiraría inmediatamente por el desagüe – y eso sin duda sería algo malo para las ventas.

La mayoría del “néctar”, “jarabe” o “miel” de agave no es nada más que jarabe de fructosa hecho en laboratorio súper condensado, falto de prácticamente todo valor nutritivo, y que le ofrece problemas metabólicos.

Desafortunadamente, ha surgido el marketing magistral en la popularidad astronómica del jarabe o miel de agave, entre las personas que creen que le están haciendo un favor a su salud al evitar azúcares refinados como el jarabe de maíz de alta fructosa y los endulzantes artificiales peligrosos.

Y si usted es diabético, es el blanco perfecto y le dicen que esto es simplemente lo mejor para usted ya que es algo cultivado local y orgánicamente, que es amigable para los “diabéticos”, tiene un “índice glucémico bajo” y no eleva el azúcar en la sangre.

Mientras que el jarabe o miel de agave tiene un índice glucémico bajo, lo mismo ocurre con el anticongelante – eso no significa que es bueno para usted.

La mayoría de los jarabes de agave tienen un mayor contenido de fructosa que cualquier endulzante comercial – del 70 al 97 por ciento, dependiendo de la marca, que es mucho MÁS ALTO que el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), con un promedio de 55 por ciento.

Esto hace que el agave en realidad sea PEOR que el jarabe de maíz de alta fructosa.

Es importante entender que la fructosa no aumenta los niveles de insulina, lo cual no es necesariamente bueno ya que lo que sí hace es aumentar radicalmente la resistencia a la insulina, que es mucho MÁS peligroso. Está bien que los niveles de insulina se eleven, eso es normal. Usted simplemente no quiere que estos niveles de insulina se mantengan elevados, que es lo que causa resistencia a la insulina.

Es por eso que la insulina en ayunas es una prueba tan poderosa, ya que es un reflejo muy poderoso de su resistencia a la insulina.

Además de la resistencia a la insulina, el riesgo de daño al hígado aumenta, junto con los triglicéridos y toda una serie de otros problemas de salud, como se discute en el video de CBC News sobre los peligros recién descubiertos del jarabe de maíz de alta fructosa. Sin embargo, el estudio analizado en este reportaje es sobre el JMAF. Vale la pena recordar que el agave contiene MÁS fructosa que el JMAF, y con toda probabilidad, es la FRUCTOSA lo que está causando estos graves problemas de hígado.

campo de agave¿Realmente existe un agave orgánico que sea seguro?

Parte del problema que lleva a la confusión es que hay algunas compañías de alimentos naturales que de hecho tienen un compromiso de excelencia y ofrecen el mejor producto posible. Pero les aseguro que en la industria del agave, esta es la minoría de las empresas.

Sin embargo, estas compañías éticas tratan de proporcionar un producto excepcional. Hay algunas empresas que se comprometen y que en realidad logran estos criterios y, de hecho:

  • Trabajan con los pueblos indígenas
  • Utilizan agave orgánico como materia prima, libre de pesticidas
  • Lo procesan a bajas temperaturas para conservar todas las enzimas naturales
  • Producen un producto de agave final que es 50% menos fructosa en lugar de más del 90%
  • La fructosa está unida o conjugada a otros azúcares y no anda flotando como fructosa “libre”, como el JMAF, que es mucho más perjudicial.

Sin embargo, la gran mayoría de las empresas, no aplican estos principios y, esencialmente, producen un producto que es – como estos artículos lo establecen – mucho peor que el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF).

Si decide utilizar agave sin duda tendrá que buscar una empresa que cumpla con los principios antes mencionados. Sin embargo, todavía tendrá que tener cuidado con su uso.

Al igual que la fruta es cuestión de cantidad. La fructosa sólo se convierte en un veneno metabólico cuando se consume en cantidades superiores a 25 gramos al día. Si consume una de las preparaciones típicas de agave que es una cucharada, suponiendo que consume CERO fructosa adicional en su alimentación, lo cual es muy poco probable ya que la persona promedio consume 70 gramos por día.

Incluso hace un centenar de años, mucho antes de la elaboración de alimentos de hoy en día, la persona promedio consumía 15 gramos al día.

Escuche a su cuerpo

Muchas personas no se convencerán de mis argumentos y datos. Ciertamente, puede optar por hacer eso, pero ellos sólo se están dañando a sí mismos. Afortunadamente hay una manera muy sencilla para saber si el nivel de fructosa que consume es seguro.

Cuando se consume más de 25 gramos de fructosa al día es muy probable que aumente su subproducto metabólico, ácido úrico, en la sangre. Así que vaya con su médico para que le revise el nivel de ácido úrico.

Esta no es una prueba en ayunas y es muy barata, normalmente es gratuita en muchos exámenes de laboratorio automatizados.

Si su nivel está por encima de 5.0 tendrá que considerar reducir su nivel de fructosa hasta que el nivel este por debajo de 5.0. Esto le proporcionará un parámetro válido y objetivo para que se dé cuenta si la información que le estoy compartiendo es o no correcta para usted y su familia.

Las ventas favorecieron a las empresas de agave pero lo afectaron a usted y a su familia

La creciente resistencia de los consumidores al jarabe de maíz de alta fructosa ha sido un hoyo-en-uno para la industria del agave. ¿Necesita una alternativa saludable a esos malos productos de jarabe de alta fructosa?

¡Jarabe de Agave al rescate!

En caso que dude de la influencia del marketing en el establecimiento de las tendencias y los hábitos de compra del consumidor, vea estas estadísticas:

  • Nuevos productos de agave se triplicaron entre el 2003 y 2007, de 56-176. El jarabe de agave ahora está apareciendo en productos como barras energéticas, cereales y helados orgánicos.
  • Las ganancias de la categoría “otros endulzantes líquidos,” que incluye el agave, se elevaron a más de $10.3 millones en el 2007, que fue un incremento del 50 por ciento desde el 2006.
  • McCormick & Co., un importante fabricante de alimentos, colocó al jarabe de agave en su lista de los “10 mejores sabores” para el año 2009.
  • Dos de los mayores fabricantes de jarabe de agave en México, IIDEA y Nekutli, están enviando cargamentos cada vez más grandes de jarabe de agave a Alemania, Japón y Nueva Zelanda debido a la creciente popularidad mundial.

El agave también está llegando rápidamente a las principales cadenas de supermercados, restaurantes y tabernas, y los consumidores (especialmente los veganos y los entusiastas de la comida cruda), están reemplazando la miel y el jarabe de arce con botellas de agave después de haber sido engañados en la creencia de que es una alternativa más saludable.

Porque necesita entender que la fructosa es muy importante

No todos los azúcares son iguales, a pesar de lo que le podrían haber dicho.

Sus células fueron diseñadas para utilizar glucosa en la forma de energía. Cada célula de su cuerpo, cada bacteria – y de hecho, casi todos los seres vivos en la Tierra – utilizan glucosa para obtener energía.

Pero en este país, el azúcar de caña regular, o sacarosa (50 por ciento de glucosa y el 50 por ciento de fructosa), ya no es el azúcar de elección. Ahora es la fructosa.

Esto sucedió en la década de 1970 como resultado de la tecnología que se las ingenió para producir JMAF mucho menos caro. Créame, no fue hecho por sus beneficios para la salud. Esta fue una decisión económica.

Permítame aclarar cualquier confusión, ya que la fructosa es el azúcar principal en la mayoría de las frutas. No es que la fructosa sea intrínsecamente mala – son las DOSIS MASIVAS a las que está expuesto usted y su familia lo que la hacen peligrosa. Debido a que es tan barata y hace que los alimentos tengan mucho mejor sabor, es agregada a casi todos los alimentos procesados.

Hay dos razones generales que hacen que la fructosa sea tan dañina:

  • Su cuerpo metaboliza la fructosa de una manera muy diferente de la glucosa. La fructosa se descompone en el hígado al igual que el alcohol y produce muchos de los efectos secundarios del consumo crónico de alcohol, en la “panza cervecera”.
  • Las personas están consumiendo fructosa en cantidades que son 400-800 por ciento más elevadas de lo que eran hace 100 años debido a su presencia dominante en casi todos los alimentos procesados.

La fructosa se convierte en grasa y lo hace engordar

La fructosa se descompone casi exclusivamente en el hígado y se convierte directamente en grasas peligrosas. Esta es una de las razones por las que la fructosa es la principal causa de la obesidad. Sin embargo, sólo el 20 por ciento de la glucosa se metaboliza en el hígado. Esto se relaciona con el hecho de que casi todas las células de su cuerpo pueden utilizar directamente la glucosa como fuente de energía, por lo que normalmente se “quema” inmediatamente después de ser ingerida.

También es importante entender que la fructosa en las frutas y vegetales no es la misma molécula de fructosa que encuentra en el jarabe de maíz de alta fructosa sintético, que se fabrica en el laboratorio. La fructosa natural viene acompañada de fibra, enzimas, vitaminas, minerales y antioxidantes, mientras que los endulzantes de fructosa no tienen ningún valor nutricional en absoluto.

Además, en realidad está unida a otros azúcares y moléculas y tiene que ser procesada antes de ser absorbida, lo que limita el daño que causa. En el JMAF, es una molécula de fructosa libre, al igual que la glucosa. Debido a que estos azúcares están en sus formas libres, su absorción aumenta radicalmente y en realidad podrá absorberlos mucho más que si hubieran estado en su estado unido natural, lo que provocaría que un mayor porcentaje de fructosa pasara al intestino sin ser absorbida.

Pero la amenaza de la fructosa no se detiene allí.

  • La fructosa también eleva los niveles de ácido úrico, que es en realidad más peligroso que los niveles elevados de colesterol, ya que causa inflamación crónica de bajo nivel, lo que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, cáncer, artritis y envejecimiento prematuro.
  • La fructosa también “engaña” a su cuerpo al aumentar su peso – engañando a su metabolismo – realmente perjudica gravemente sus sistemas normales que controlan su apetito.
  • La fructosa excesiva causa rápidamente aumento de peso y obesidad abdominal (“panza cervecera”), disminución de HDL, aumento de LDL, triglicéridos elevados, niveles elevados de azúcar en la sangre y presión arterial alta – es decir, el síndrome metabólico clásico.
  • El metabolismo de la fructosa es muy similar al metabolismo del alcohol, que tiene una multitud de efectos tóxicos, incluyendo hígado graso no alcohólico. Metabólicamente es muy similar a beber alcohol.

FUENTE: DrMercola.com

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

2 Comments

  1. Excelente fuente de información

Deja un comentario