Fitness — 15 junio, 2016 a las 10:49 am

No dejes que la contaminación te arruine el ejercicio

Por

nota-norma-948x640

Sabemos que hacer ejercicio es bueno para la salud y está más que recomendado para tener una buena salud y combatir los problemas que conlleva una vida sedentaria.

Pero vivimos en ciudades cada vez más contaminadas, así que no es de extrañar que nos planteemos si el aire que respiramos al salir a la calle a hacer ejercicio puede contrarrestar los beneficios que podemos obtener del deporte.

Tomar precauciones

La calidad del aire que respiramos en la ciudad no es, precisamente, un depósito de salud. Así que no es de extrañar que algunas personas temen hacer ejercicio al aire libre.

De hecho, según explica el Presidente de la Federación Española de Medicina del Deporte, Pedro Manonelles, “un deportista del máximo

nivel está introduciendo 250 litros de aire en sus pulmones cuando entrena o compite, es decir, el esfuerzo agranda la cantidad de aire atmosférico que introducimos en el organismo”.

Un aire que contiene elementos nada saludables como hidrocarburos, gases o humos: “Es evidente que algunos de esos productos tienen efectos negativos sobre la salud de manera que los deportistas urbanos deben tenerlo en cuenta a la hora de salir a hacer ejercicio”, continúa Manonelles.

El experto recomienda apelar al sentido común: “Evitar días de contaminación alta, no salir cuando las autoridades avisen de que los índices de polución rebasan los límites saludables. También es aconsejable evitar las horas de más contaminación que serán aquellas en la que haya más concentración de vehículos emitiendo gases y, en la medida de lo posible salir a zonas de la ciudad que estén rodeadas de árboles”.

Niños, mayores y personas con enfermedades respiratorias tienen más riesgo que el resto de la población de manera que el experto también señala que estos grupos deberán tener especial cuidado y, por ejemplo, “protegerse con una mascarilla o una bufanda en invierno que hagan de filtro” para prevenir complicaciones.

¿Qué dice la ciencia?

A pesar de la polución, el experto no sugiere evitar la práctica deportiva al aire libre porque los beneficios del ejercicio rara vez pueden ser contrarrestados por los problemas medioambientales del aire.

Investigaciones recientes avalan esta idea y son tajantes: solo con una altísima exposición a aire muy contaminado sería más perjudicial que el sedentarismo.

Son las conclusiones de un estudio de la Universidad de Cambridge que asegura que, incluso en zonas tan contaminadas como Londres, los beneficios para la salud de correr, caminar o montar en bicicleta son mayores que el riesgo de contaminación.

“Es aconsejable evitar días de contaminación alta y no salir cuando las autoridades avisen de que los índice rebasan los límites saludables”
Presidente de la Federación Española de Medicina del Deporte
Es más, los investigadores aseguran que en Delhi, con un alto nivel de contaminación, la gente necesitaría más de cinco horas de esfuerzo físico al aire libre a la semana para que los efectos de la suciedad del aire fueran mayores que los del deporte.

Investigaciones previas aportaban resultados en la misma dirección: la Universidad de Copenhague aseguró que la polución no ha de ser una barrera para practicar deporte en zonas urbanas.

En aquella ocasión se estudiaron las actividades de ocio físicas de más de 50.000 participantes entre los años 1993 y 1997. Se incluían los deportes, los trayectos en bicicleta al trabajo o las caminatas.

Más de 5.000 de estos participantes fallecieron antes de 2010 y los expertos contabilizaron un 20% menos de muertes entre los que practicaban ejercicio a pesar de los niveles de contaminación de las ciudades en las que se desarrolló el estudio.

La ciencia, por tanto, es clara: a pesar de los riegos, es importante mantenerse físicamente activo.

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario