Lifestyle — 22 mayo, 2014 a las 12:26 pm

Dietas erróneas

Por

Día con día aparecen una gran cantidad de dietas erróneas que son seguidas con fe por muchos incautos y que, no sólo no producen una pérdida de peso adecuada, sino que pueden ser perjudiciales para la salud. Conoce aquí algunos tipos de dietas.

1. Dietas hipocalóricas desequilibradas: promueven disminuir drásticamente la cantidad de calorías consumidas, lo cual provoca una disminución del metabolismo con un rápido efecto rebote, llevando a un aumento de más grasa, bajas de peso más rápido y subes más rápido, este tipo de dietas son de regímenes monótonos y conllevan a una importante deficiencia de nutrientes, poniendo en riesgo tu salud.

diet2. Dietas disociativas: basada en la teoría de que los alimentos no engordan por sí mismos, sino al consumirse según determinadas combinaciones, pudiendo comer de todo pero no durante la misma comida.
Se realiza la división de grupos de alimentos por comidas, por ejemplo: en el desayuno consumir lácteos, en el almuerzo carnes y en la cena verduras, aquí no limitan la ingesta de alimentos calóricos sino tratar de impedir la absorción y utilización de energía y nutrientes procedentes de los mismos.
No existe una digestión independiente para cada nutriente, la digestión actúa como un todo y los procesos que la componen están armonizados. Las enzimas de nuestro sistema digestivo descomponen los macronutrientes de los alimentos en moléculas mucho más pequeñas para que puedan ser absorbidas: carbohidratos en monosacáridos, proteínas en aminoácidos y las grasas son convertidas en ácidos grasos o glicerina, todo actúa conjuntamente. ¡Es prácticamente imposible consumir un solo macronutriente!, por ejemplo, el pan blanco se cree que es exclusivamente carbohidrato cuando tiene entre un 7-10% de proteína y cierta cantidad de grasa. la leche no se puede considerar como un alimento proteico, ya que aún la descremada es un alimento mixto, rico en proteínas pero también en carbohidratos (lactosa); y en las verduras, aunque en general destaca su contenido vitamínico y mineral, también aparecen carbohidratos y proteínas.
Las dietas disociadas no tienen fundamento científico, y la pérdida de peso que se logra es generalmente porque también promueven disminuir el consumo de carbohidratos y la cantidad de alimentos ingeridos.

3. Dietas excluyentes: se elimina de la dieta algún nutriente. ¡Lo cual es terrible! los nutrientes suministran energía, ayudan al cuerpo a “quemar” otro nutriente para suministrar energía y colaboran en la construcción o reparación de los tejidos vitales de nuestro cuerpo. No tienen ningún fundamento y pueden ocasionar terribles daños a la salud. Existen muchos tipos de dietas excluyentes:

  • Ricas en carbohidratos, sin lípidos ni proteínas: su consumo continuo puede ocasionar carencias vitamínicas y proteicas. Además las grasas saludables son fundamentales para una buena salud, principalmente cardiovascular.
  • Ricas en proteínas y sin carbohidratos: se basan en el mayor poder saciante de las proteínas, creyendo que su exceso puede provocar disminución del apetito. Estas dietas pueden afectar al hígado y al riñón produciendo una sobrecarga.
  • Ricas en grasa: son dietas cetogénicas, muy peligrosas provocando graves alteraciones metabólicas, suprime el consumo de carbohidratos, por lo cual el cuerpo debe utilizar las grasas como fuente de energía, pero en ese proceso se producen unos componentes tóxicos llamados cuerpos cetónicos. Por otra parte, este tipo de dietas son pobres en fibra y vitaminas, y recomiendan consumir mega dosis de suplementos. ¡Algo totalmente aberrante!

4. Dietas macrobióticas: se basan en alimentos que tienen los componentes de las fuerzas que hay en el mundo: el yin o fuerza suave, femenina y alcalina y el yan o resistencia, masculina y ácida, se equilibran ambas fuerzas en una proporción adecuada. Las dietas graduales se dividen en siete etapas que van desde una dieta normal hasta una dieta basada al 100% en cereales. Limitan el consumo de agua, pero permiten el alcohol.

Este tipo de dietas pretenden que la alimentación logre un equilibrio saludable que alargue la vida, produciendo carencias nutricionales severas.

5. Dieta pintoresca: Dietas sin ningún fundamento científico. ¡Hay de todo tipo! desde las que promueven el consumo de chorizo y tocino, asegurando que al comer grandes cantidades de estos alimentos, mediante un mecanismo que impide la ingesta de otros productos; siguiendo por la dieta de la leche y plátano, basada en el supuesto efecto de esta asociación, que produciría hiperfunción tiroidea y aumento de la termogénesis, con pérdida de peso (lo que es falso), hasta las dietas que promueven reemplazar comidas por bebidas o agua. ¡Todo irreal y sin fundamentación! la mayoría de estas dietas surgen de la lentitud y fracaso en el mantenimiento de las dietas “ortodoxas” (patología mental, consistiendo en el consumo adictivo de comida sana), no caigas en engaños, visita a tu médico o nutriólogo.
Recuerda que una alimentación saludable debe estar fundamentada en una dieta variada, suficiente, completa, balanceada, presentable y adecuada a la edad, género, condición física, factor individual; acompañado de actividad física regular, lo cual permitirá un mantenimiento adecuado del peso.

6. Dietas para bajar por zonas: No existe hasta la fecha alguna dieta específica para bajar únicamente abdomen, chaparreras, lonjitas, cadera, muslos o traseros. Las partes grasas, del cuerpo las irá tomando o hará uso de ellas conforme vaya necesitando. Nada de quitar tal o cual alimento para bajar, si a cualquiera de ustedes le sugieren una dieta así, es mentira, no existe. “Lo ideal es comer balanceado en cada comida, con mucha calidad y nada de calorías”.

 

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*