Lifestyle — 3 noviembre, 2014 a las 10:31 am

¿Podemos desengancharnos del azúcar?

Por

02J84500Ante una amargura, cómete un dulce.

Los dulces son maravillosos tanto gustativa como estéticamente: desde las clásicas galletas a una ración de tarta o una dona de chocolate, cada variedad tiene su público. Y luego, vienen por temporadas festivas: Día de Muertos, Navidad, etc. Los postres representan la culminación culinaria del ser humano a nivel creativo: con un poco de harina, azúcar, mantequilla y algun ingrediente más, se hacen verdaderas obras de arte.

Pero los dulces también gozan de cierta mala fama. Algunos lo ven como un signo de debilidad. Los amantes de la comida sana tampoco ven con buenos ojos su consumo desmedido, y en este caso no les falta razón. Una ingesta excesiva de azúcar puede ir asociado a problemas de obesidad y enfermedades cardiovasculares, según la OMS.

Para todas aquellas personas que se sienten muy enganchadas a los productos que contienen un alto contenido en azúcar, les compartimos una serie de trucos que les podrán ayudar a minimizar su consumo:

  1. close up of hands making cookies from fresh doughEngaña a tu cerebro. Mira de tener a mano alimentos que te puedan  sacar del apuro en los momentos en que tienes ansiedad por consumir azúcar. Un buen recurso es la fruta: te sacia y contiene azúcar “sano”.
  2. Evita hacer la compra cuando tengas hambre. Está demostrado que bajar al supermercado con apetito implica llenar el carro de todo aquello que te entra por los ojos, incluidos chocolates y bollería. Haz la compra después de comer y elabora una lista y  trata de no improvisar y de evitar los pasillos en los que están colocados todos los productos “prohibidos”.
  3. Elabora recetas caseras con “trampa”. ¿Te gusta el flan? Lo mejor es que lo cocines tú. Basta con sustituir los ingredientes más ricos en azúcares por otros con ausencia o reducción importante de los mismos. Los edulcorantes y variedades de alimentos sin azúcar (galletas, mermelada…) serán tus grandes aliados.
  4. Trata de mantenerte ocupado y activo. Si nuestra ansia de azúcar nos llega mientras estamos atareados en algo, nos será más sencillo obviarla. En este sentido, una gran recomendación es la actividad física, preferiblemente de carácter aeróbico, es decir, de media/larga duración y baja/media intensidad, ya que favorecerá la activación de vías energéticas lipolíticas (grasas) de manera que ayudará igualmente a no alterar excesivamente los valores de azúcar en sangre.

02E81083Hablamos siempre de una dependencia en el sentido figurado porque no existen estudios que avalen que el azúcar sea adictivo. Si no seguimos una dieta equilibrada que contenga un 50% de hidratos de carbono, puede que nuestro cuerpo sí que sufra disminución de azúcar en sangre y que se traslade con síntomas como hambre por comer cosas más dulces. De esta manera, no conviene abusar de los hidratos, pero ni mucho menos descartarlos. Existen algunas dietas hipocalóricas en las que casi no existen los hidratos de carbono del tipo de los cereales, pan, pasta, arroz y legumbres, pero si se siguen durante mucho tiempo, pueden desencadenar en una ansiedad por alimentos dulces que se absorben más rápidamente.

Comer dulces no es malo siempre y cuando se coman con mucha moderación y sobretodo, se realicen de una manera casera y cuidando al detalle la selección de los ingredientes.

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario