Lifestyle — 5 noviembre, 2014 a las 10:16 am

Una vida sana y productiva

Por

02G71646El mundo tiene un grave problema de nutrición. Todo y los grandes avances hacia el Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad el porcentaje de población malnutrida en los países en desarrollo, el problema es persistente y complejo. Al fin y al cabo, no se trata sólo de aumentar la provisión de comida; una acción eficaz requiere garantizar el acceso a tipos correctos de comida que aporten los nutrientes necesarios para llevar vidas sanas y productivas.

Desde 1945, la producción de alimentos se triplicó, y su disponibilidad aumentó un 40% promedio por persona. Sólo en la última década, la producción de vegetales en Asia y el Pacífico (donde radican más de tres cuartas partes de los cultivos del mundo) se incrementó una cuarta parte.

03C39733Todo y los avances, hay todavía al menos 805 millones de personas que padecen hambre cada día, de las que unos 791 millones viven en países en desarrollo. Muchas otras sufren hambre en forma estacional o intermitente. Y más de 2.000 millones sufren “hambre oculto”: deficiencias en uno o más micronutrientes.

El hambre y la malnutrición intervienen directamente en la salud y la productividad de los adultos, y limitan su capacidad de aprender y trabajar. Además, impiden el desarrollo físico y cognitivo de los niños, y los vuelven más susceptibles a enfermedades y muerte prematura. Uno de cada cuatro niños menores de cinco años padece falta de desarrollo debida a la malnutrición.

La buena nutrición es crucial durante los primeros mil días de vida del niño (de la concepción al segundo cumpleaños), e incluso después, el hambre y la malnutrición disminuyen su probabilidad de sobrevivir hasta la adultez, por no hablar de alcanzar su pleno potencial.

02H65961Irónicamente, en muchas partes del mundo el hambre omnipresente coexiste con un aumento de la obesidad. Más de 1.500 millones de personas tienen sobrepeso, y un tercio de ellas entra en la categoría de obesas. Esto las vuelve particularmente vulnerables a enfermedades no transmisibles, como cardiopatías, accidentes cerebrovasculares y diabetes.

Contra lo que suele creerse, la obesidad se relaciona no tanto con la sobreabundancia de comida, sino con la falta de acceso a dietas económicas, variadas y equilibradas. La comunidad internacional se enfrenta al desafío de asegurar un consumo adecuado de los alimentos correctos.

Es fundamental hallar el equilibrio justo entre producir alimentos suficientemente nutritivos y preservar el medio ambiente. Por ejemplo, la cría de animales es fuente de muchos alimentos (como leche, huevos y carne) que han enriquecido las dietas de los países en desarrollo y dan medios de vida a millones de personas; pero la combinación de sistemas de producción insostenibles con el consumo excesivo y dispendioso de algunas regiones del mundo trae serias consecuencias en materia de cambio climático, transmisión de enfermedades y equilibrio nutricional.

03B34087Sin embargo, un fuerte compromiso político puede transformar los sistemas de producción. Un paso obvio es asegurar que todos los programas, políticas y estrategias alimentarias tengan en cuenta la nutrición y la sostenibilidad.

Mejorar la nutrición de las personas es un fin económicamente razonable. La malnutrición, en cualquiera de sus formas, provoca pérdidas de producción y otros costos que reducen en alrededor de un 5% anual el bienestar económico global. Se estima que la relación costo/beneficio de reducir las deficiencias en micronutrientes puede llegar a casi 1:13.

La inminente Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición de Roma que tendrá lugar del 19 al 21 de noviembre, es una oportunidad histórica de generar compromiso político con una mejor nutrición para todas las personas mediante mejoras políticas y la solidaridad internacional.

Fuente: Jomo Kwame Sundaram es subdirector general y coordinador para desarrollo económico y social de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario