Niños Sanos — 21 diciembre, 2016 a las 3:01 pm

Desayuno deplorable para niños (2 parte)

Por

Queda claro que en términos generales la responsabilidad es de las instituciones de la salud publica y del gobierno, pero ¿no podemos hacer nada a nivel individual? ¿Qué podemos hacer para aprender a comer?

Aprender a comer es tan sencillo como mejorar la compra, aprender a leer el etiquetado y aprender a cocinar. Las personas que no tienen ninguna de esas tres herramientas están más expuestas a esos factores externos. Simplificando mucho, es mucho más fácil acabar en una lasaña precocinada o los tacos empaquetados que comprarte tú unos garbanzos, un filete de atún o unas verduras.

¿Algún consejo concreto?

Es muy sencillo, hay que comprar más materias primas. Y con materias primas me refiero a productos disponibles que estén SIN empaquetar. No porque empaquetar sea malo o porque los productos que estén procesados en sí mismos sean malos, es que cuando vamos a un supermercado nos exponemos a muchos ultraprocesados. Es decir, al stand de galletas, al de los cereales de desayuno, al de dulces, al de los helados, al de los embutidos… En los supermercados toda la oferta superflua desplaza a la saludable. Y si vas a un mercado tienes carnicería, pescadería, frutería y verduras.

Materias primas.

Todo esto se resume en un consejo, no es la panacea pero avanzas muchísimo: Más mercado y menos supermercado. Es una pauta muy buena porque estás cambiando tu entorno y entonces tiendes a hacer elecciones más saludables. Nos pasa a todos, cuando recorres ciertos pasillos de un supermercado, tiendes a comprar ciertas cosas.

El internet está lleno de mitos que vas desmontando, ¿cuáles dirías que son los más extendidos en México y que deberíamos erradicar antes?

En Mexico el mito que ha hecho muchísimo daño es el de que el alcohol es una bebida saludable. El alcohol es un alimento que puede estar en una alimentación saludable, pero eso no lo convierte en un alimento saludable. Y eso ha confundido muchísimo porque se ha vendido como una panacea y gente que era abstemia ha empezado a beber. Es ahí donde está el problema. Esto no quiere decir que haya que dejar de beber alcohol y que nos volvamos abstemios para siempre. Es tan sencillo como que el alcohol cuanto menos mejor. Y si menos es nada, muchísimo mejor. Esto tiene que quedar clarísimo, el agua siempre es la mejor opción.

La gente puede beber alcohol pero nunca se le puede decir que es una bebida saludable. Yo también bebo mi copa de vino o mi cerveza con mis amigos, pero no me pueden decir nunca que eso es sano.

¿Y qué hay del desayuno? ¿Es tan imprescindible como lo pintan?

Hacer hincapié en que es la comida más importante del día también ha hecho mucho daño porque el desayuno que toman los niños mexicanos es deplorable. Es azúcar con azúcar con azúcar. Suelen tomar cereales refinados, con azúcar añadido y encima con fórmulas lácteas que muchas veces son de energía y crecimiento, con más azúcar todavía. Un desayuno puede casi duplicar la cantidad de azúcar que un niño debería tomar en un día. Y lo peor es que venden esos productos como alimentos muy saludables.

Aquí viene otro mito y uno de los problemas más importantes que tenemos en México, que es lo vendidas que están nuestras autoridades. La Asociación Mexicana de Pediatría recomienda galletas X a la vez que avala la papilla de cuatro meses de X marca, una aberración de azúcar para niños que deberían estar tomando leche materna o el Danonino, que tiene la misma proporción de azúcar que una Coca-Cola… y así constantemente.

¿Y no hay ninguna frase sobre nutrición que sí sea cierta?

Tomar cinco raciones de frutas y verduras al día es una pauta conveniente. Ahí sí que te daría toda la razón. El problema sería si se avala a los jugos del Valle, como ración de frutas.

Luego está lo de prohibir los hidratos de carbono por la noche. No hay problemas en tomar hidratos como legumbres, frutas, verduras, papa, camote o calabaza… Lo que es problema es tomar dulces, bollería o pastas refinadas, tanto por la noche como por la mañana. Eso no engorda por la noche, eso engorda a cualquier hora. Es como lo de la fruta a partir de las seis de la tarde o ¿Por qué la costumbre de comer postres?

El tema de las cinco comidas al día tenía muy buena intención desde el punto de vista médico y fisiológico, pero no se ha sabido llevar al mundo real. El 80% de las ingestas de media mañana, media tarde o del desayuno son insanas. Si a la gente le dices sí o sí tienes que merendar antes de llegar a la cena, lo más probable es que termine pasando por una panadería y comprándose una empanada quizá. O se tome un café con unas galletas. Hacemos hincapié en las cinco comidas al día pero NO en el qué. Podrían haber dicho: ‘A media mañana si tienes hambre comete unas nueces’.

¿Hay alimentos prohibidos o todo cabe en una dieta?

Esto que dice la industria de que no hay alimentos buenos ni malos es mentira. ¿Me vas a decir que un brócoli no es mejor que una Coca-Cola? Eso es indiscutible. Hay alimentos que son sanos y hay alimentos que son insanos. Eso no quiere decir que puedas entrar de manera esporádica en tu dieta. Sí pueden, pero una dieta saludable tiene que tener muchos alimentos saludables y muy pocos o ninguno que sean insanos. Y ahora es cuando la industria dirá que todo en exceso es malo. Yo todavía espero un ingreso por un exceso de coles de Bruselas.

¿Y quién puede transgredir?

Se pueden probar de vez en cuando. El problema es que en México el mensaje de la moderación no ha quedado claro. La gente se cree que vive en la moderación y después se come un dulce por la mañana, unas galletas por la tarde y de postre por la noche un flan. Dicen: ‘He comido de todo un poco’. Pero NO puedes tomar de todo lo malo un poco. Ése es el problema.

¿Quién se preocupa más por la dieta en México, la gente que lo necesita de verdad o la gente que está más o menos en su peso?

Nunca se sabe cuál es la causa y cuál es la consecuencia. ¿Tú te preocupas por tu peso y por eso estás en peso normal o gracias a que estás sano y tienes una vida activa no has caído en el sobrepeso? Es muy complejo, no sabría decirte qué personas están más preocupadas por la salud. Sí que hay un bombardeo con la estética, muy agresivo, y se confunden muchas veces la motivación por la estética con la motivación por la salud, porque ésta ha mercantilizado.

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*