Niños Sanos — 11 enero, 2013 a las 5:21 pm

Mamás comodinas…

Por

Lo que importa es ver a las amigas y para la “chorcha” ¡están mejor que nunca!

Junk FoodMe encontraba trabajando cuando recibo un mail de las mamás de la escuela de mi hija preguntándome que es lo que llevaríamos para celebrar el día del niño. Comencé a leer la lista de lo que ofrecían todas, y desde luego mi cabeza empezó a sumar calorías, azúcar = a hiperactividad, grasas trans, chatarra más chatarra etcétera, la lista contenía refrescos, jugos, gansitos, pizza, hot dogs, bolsitas con variedad de dulces, tamarindos, escuincles, cazares, totis, paletas, chicles y más cosas para chupar y claro no faltó la que también ofreció ¿por qué no? pastel de chocolate, claro ¡el predilecto de los chamacos!

¡Ayyyyy wey! me quedé con el ojo cuadrado sin parpadear, y no podría faltar para cerrar con broche de oro la bolsita repleta de otro tanto de golosinas, que te regalan antes de que te retires como el “feliz” recuerdito de lo bien que se la pasaron ¿qué les va a quedar a los escuincles, pero en las arterias?

Bueno, pues me quedé pensando en qué les debería de contestar y como mamá “nutrióloga” responsable de la alimentación de mi hija y de mi familia en general, tenía que responder el mail ¡SORRY! a mi manera, no sólo para concientizar a las mamás, si no de paso darles una clase de nutrición urgente acerca de los efectos negativos de la buena fiesta del día del niño.

  1. Los niños en sólo 3 o 4 horas que dura la fiesta reciben más o menos 2,000 calorías, siendo éstas las que necesitan POR DÍA.
  2. La ingesta que están recibiendo es azúcar, grasas trans, grasas saturadas, harinas refinadas, monoglutamato de sodio, pintura artificial, cantidades excesivas de sodio, por lo tanto esto les genera hiperactividad, hipoglucemias, ansiedad, déficit de atención, etcétera. Y más tarde llegan a sus casas a cenar de nuevo cargados los pobres de comida que echa a perder todo su sistema cardiovascular, inmune, y hormonal, desde luego ya los estamos envejeciendo desde niños ¡los estamos predisponiendo a una diabetes, hipertensión, triglicéridos y colesterol altos!, en pocas palabras, a un síndrome metabólico express y a domicilio.

Y esto es sólo un ejemplo de “un día de fiesta”, qué pasa en los cumpleaños, en las primeras comuniones, en una kermés, en un viernes donde nuestros hijos se van con sus amigas(os) a sus casas, pijamadas o hasta las vacaciones.

Después de darles toda una cátedra nutrimental, me impresionó que algunas mamás contestaron aprobando mi propuesta, impresionadas y asombradas y asustadas de conocer todo lo que les meten a los niños por falta de conocimiento al respecto.

Yo por supuesto mis sugerencias de inmediato: (protegiendo la salud de los niños que finalmente no tienen la culpa del fuerte “atasque” a su delicada maquinita, que es su cuerpo).

Como botana:

  • Pepinos, jícamas, con limón y sal baja en sodio, palitos de apio con limón, zanahorias con dip de tampico, o dip de mayonesa hecha con aceite de olivo, y algunas hierbas con poquito de ajo.
  • Queso panela en cuadritos, taquitos de pechuga de pavo sin sal.
  • Tostaditas horneadas de atún con limón y aguacate.
  • Tostaditas horneadas de pollo con mayonesa light y mostaza, chícharos y zanahorias.

Y para la platicadita y la reunión también de las mamás les propuse llevar ensalada, pasta integral con aceite de oliva, jitomate, albahaca y ajo, y unas albóndigas de carne sin grasa al chipotle.

Frutas y verdurasTodo esto lo hice con un fin, darles a las mamás herramientas para las próximas fiestas y para que se ALEJEN de la idea de volver a repetir los mismos errores una y otra vez, porque ¡ah! Como les gusta repetir estos menús de pizzas, papas en espiral y banderillas empapadas en aceite,(éstas de los puestitos), que rara vez cambian el ACEITE y que lo mantienen siempre a temperatura, quemándose y quemándose transformándolo a “algo parecido al aceite que le ponemos a nuestro automóvil” para que me entiendan, hot dogs, algodones de azúcar, sí, pura AZÚCAR refinada, paletas de hielo, helados y más dulces.

De igual manera pasa cuando vamos al cine, mi pregunta es: ¿siempre que vamos al cine tenemos que comprar cantidad de chatarra para disfrutar la película? porque muchos también van cuando terminaron de comer y aún así ¡vuelven a comer!

Unas palomitas de tamaño chico son suficientes, NO más. No se trata de atiborrarse para disfrutar, aprender a disfrutar sin estar comiendo es la clave, habla con tus hijos y enséñales, fomenta el hábito, esto es una disciplina como cualquier otra, créanme no es difícil.

Desde hoy les propongo una campaña ANTICHATARRA en las fiestas… ¿Están dispuestos a seguirla y a cocinar para nuestros hijos?

La “comodidad” está causando graves problemas en ellos, en los adultos está transformarla.

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*