Nutrición — 5 agosto, 2016 a las 11:36 am

Mitos y verdades sobre el gluten

Por

 

¿Qué es el gluten? ¿De qué manera afecta a nuestro organismo?

Se trata de una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno, así como en algunos aditivos que se emplean en alimentos comunes. Es el encargado de otorgar elasticidad a la masa y hacer que sea tan placentero degustar bizcochos.También está presente en muchos productos lácteos. Sin embargo, para las personas con celiaquía -un tipo de enfermedad autoinmune- el comer alimentos con gluten puede llegar a desencadenar un torrente de reacciones molestas, desde dañar el intestino delgado hasta causar diarrea, dolores abdominales, distensión abdominal, anemia y fatiga.

La celiaquía afecta a una de cada 133 personas, según uno de los estudios más citados de investigación sobre celiaquía llevado a cabo en 2003 por la Universidad de Maryland.

Aunque no seas celíaco, cabe la posibilidad de que el gluten no te siente bien. “Los síntomas van desde el dolor abdominal hasta la no asimilación de los nutrientes por parte del organismo”, indica Itziar Abete, investigadora del departamento de Ciencias de la Alimentación, Fisiología y Toxicología de la Universidad de Navarra

¿Debo evitar el consumo de gluten si no me supone ningún problema?

El gluten también tiene mala fama porque hay quien asegura que estimula el aumento de peso. Según esta teoría, la humanidad no desarrolló la habilidad de digerir cierto tipo de granos domesticados, como el trigo o la cebada, que contienen gluten, por lo que si evitas consumirlo, te sentirás más energético, absorberás mejor los nutrientes y perderás peso.

La directora del programa Master Universitario en Nutrición y Salud de la Universitat Oberta de Catalunya, Alicia Aguilar, asegura que últimamente el gluten se ha demonizado de un modo parecido a como se ha hecho con la leche de vaca. “Puede que se deba a la incorrecta relación en la percepción social entre intolerancia y aumento de peso”, comenta Aguilar, quien también señala que hay demasiadas proteínas de origen animal en nuestra dieta y que, pese a disponer cada vez más de otras de origen vegetal, creamos un embudo alimentario al escoger sólo unos pocos tipos de alimentos.

Las investigaciones generales no han corroborado las afirmaciones de quienes creen que el gluten no es sano. Lo que sí es cierto es que al consumir menos cantidad de gluten se puede perder peso, pero no por la razón que creen los que abogan por una dieta sin gluten. Francisco Maldonado, nutricionista y director técnico de los laboratorios Quality Pharma, explica que la experiencia le dice que una dieta sin gluten es efectiva. “Realizamos dietas específicas para todo tipo de personas, desde celíacos hasta deportistas, y hemos comprobado que cuando retiramos el gluten de la dieta, la persona baja de peso. Se trata de un proceso asociado al sistema inmune: el organismo puede reconocer al gluten como un antígeno y, por tanto, desencadenar la producción de anticuerpos.

¿Dónde se encuentra el gluten?

El gluten se encuentra en muchos de los alimentos que son los causantes de que engordes, es decir, pizzas, hamburguesas y cerveza. Si evitas comer alimentos sin gluten, los que escojas serán mucho más sanos: frutas, verduras, arroz pardo, semillas, frutos secos; así como carne, pescado, huevos y productos lácteos.

Al evitar el gluten, adoptarás el hábito de comer otros granos y harinas sin esta proteína. Has de tener en cuenta que esta práctica no es más saludable en sí misma, ya que cuantos más tipos de granos consumas, más nutrientes aportarás a tu dieta. “No hay unos granos mejores que otros. Lo beneficioso es introducir una variedad en la dieta”, recuerda Alicia Aguilar.
Quiero perder unos cuantos kilos. ¿Es una buena idea hacer una dieta sin gluten?

En efecto, las dietas sin gluten funcionan, pero son muy estrictas. La promesa de una verdadera pérdida de peso es muy seductora y constituye para los no celíacos la principal atracción para decantarse por una dieta sin gluten. Parece sencillo: si consigo dar esquinazo al gluten, conseguiré los resultados tan esperados.

Eso sí, no te dejes engañar. Los productos sin gluten, que aparentemente son sanos, contienen tantas calorías como los productos originales. “Ocurre algo parecido a lo que pasa con los productos integrales”, dice Francisco Maldonado. “En realidad llevan el mismo número de calorías que la versión original, sólo que los productos integrales liberan la glucosa en sangre de manera diferente, de un modo más pausado, evitando los dañinos picos de insulina. Pero eso no quiere decir, como algunos piensan, que uno pueda atiborrarse”.

Por tanto, ten en cuenta que, aunque adoptes una dieta sin gluten, puedes engordar. Un estudio realizado en 2006 por el American Journal of Gastroenterology durante dos años a un grupo de 188 celíacos que estaban a dieta sin gluten desveló que el 81% de ellos había engordado.

Si decides dejar de comer alimentos con gluten, utiliza este nuevo hábito alimenticio como una manera de analizar tanto lo que comes como tu estilo de vida. Lo fundamental es alimentarse de forma inteligente. A fin de cuentas, no tienes que descartar por completo el consumo de productos con gluten si lo que deseas es evitar los hidratos de carbono procesados.

 

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario