Nutrición — 27 abril, 2016 a las 10:16 am

Si quieres una mejor salud para tus hijos, disminuye el consumo de azúcar

Por

ninos dulces

Reducir el consumo de azúcar en la dieta de un niño puede mejorar su salud de forma inmediata, incluso si la dieta sigue conteniendo la misma cantidad de calorías y carbohidratos que antes, de acuerdo con un estudio estadounidense.

La investigación tuvo la participación de un grupo de 43 niños obesos realizaran una dieta de 9 días que restringía de forma severa la ingesta de azúcar, pero reemplazaron los azúcares añadidos con alimentos almidonados para mantener la ingesta de calorías y carbohidratos de los niños.

Esa dieta provocó una inmediata reducción de su hipertensión y una mejora en sus niveles de azúcar en la sangre y de colesterol, hallaron los investigadores.

El hallazgo hace que se planteen preocupaciones sobre los efectos del azúcar en la salud, y hace un llamado a que se ponga en cuestión la creencia, largo tiempo mantenida, de que “una caloría es una caloría” independientemente del alimento de la que proceda, declaró el doctor. Jeffrey Mechanick, director de soporte metabólico en la división de endocrinología, diabetes y enfermedades óseas de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Para realizar el estudio, los investigadores reclutaron a niños de 8 a 18 años que eran obesos y que tenían al menos otro problema metabólico crónico, como hipertensión, un nivel elevado de colesterol o señales de resistencia a la insulina.

Los investigadores proporcionaron a los participantes del estudio alimentos para nueve días, incluyendo todos los refrigerios y las bebidas. El menú se elaboró para que los alimentos fueran adecuados para los niños, pero restringía los alimentos llenos de azúcares añadidos, como los cereales ricos en azúcar, las tortas y el yogur azucarado.

Todos los alimentos (que incluían perritos calientes de pavo, papas fritas y pizza) procedían de supermercados locales, y los investigadores proporcionaron carbohidratos almidonados a partir de alimentos como las roscas, los cereales y la pasta para reemplazar a los carbohidratos que normalmente tendrían los artículos azucarados.

El resultado final: los niños consumieron la misma cantidad de carbohidratos, pero su ingesta total de azúcar dietética se redujo de un 28 a un 10 por ciento.

Se dio a los niños una báscula y se les pidió que se pesaran todos los días. Si empezaban a perder peso de forma drástica, se les daba más alimentos bajos en azúcar, de modo que la pérdida de peso se descartara como factor en cualquiera de los efectos positivos para la salud que se pudieran observar.

Después de 9 días con la dieta restringida de azúcar, prácticamente cada aspecto de la salud metabólica de los participantes mejoró sin que hubiera un gran cambio en su peso.

La presión arterial empezó a modificarse hasta niveles más próximos a la normalidad, y los niveles de triglicéridos y del colesterol LDL (“malo”) se redujeron. El nivel de glucosa en la sangre en ayunas se redujo en 5 puntos, y los niveles de insulina se redujeron en un tercio, mostraron los hallazgos.

La asociación añadió que el estudio tenía datos insuficientes sobre qué tipo de azúcares (especialmente fructosa) había en las dietas de los niños, y el estudio contó con la información reportada por los mismos participantes, lo que la asociación calificó como “no fiable”.

La fructosa también actúa directamente sobre el sistema de recompensa en el cerebro de una persona, lo que le hace desear más azúcar.

Estos hallazgos muestran que las personas harían bien si siguen las directrices dietéticas que ya animan a limitar la ingesta de azúcar y a comer más fruta y verdura, dijo Mechanick.

Pero indicó que el estudio contó solamente con un pequeño grupo de niños durante un periodo corto de tiempo, y se ha de replicar en un grupo más amplio.

El estudio aparece en la revista Obesity.

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario