Omega 3 — 1 agosto, 2013 a las 9:01 pm

Grasas omega-6, ¿son las culpables?

Por

Recientemente escribí un artículo sobre las grasas saturadas y su impacto en la salud. Ahora, les entrego este artículo, donde hablamos de los aceites comestibles que nos prometen salud cardiovascular e inteligencia a toda costa, con presentadores saludables, pero “comprados” por estas grandes industrias alimentarias que invaden nuestro país. Lejos queda el tiempo en donde nuestras madres o abuelas, cocinaban solamente con manteca de cerdo; como se los comenté, este tipo de grasas es importante para la salud celular y su intercambio de información con su entorno. El porque en México muere 1 de cada 4 de problemas cardiovasculares, será la respuesta a esto y por lo menos en familiares que han muerto por su consumo, sin darse cuenta. De estas desgracias alimenticias para la salud de muchas personas y aún más las suceptibles, han hecho caso de nuestras autoridades que mencionan que este tipo de aceites es excelente y que las grasas saturadas son las más desfavorables para su consumo.

Desde la década de 1960, se  han estado comiendo más aceites vegetales y menos saturados, todo ello en un intento de prevenir las enfermedades del corazón.

3-wine

Desafortunadamente, en  estos días la enfermedad cardíaca es el asesino número uno de hombres y mujeres, matando a cientos de miles de personas cada año, y ser responsable de 1 de cada 4 muertes en general.  (debemos mencionar que junto con la estadística están el sobrepeso, obesidad y diabetes tipo 2)

Porque no hemos tenido éxito en nuestros intentos de abolir las enfermedades del corazón, pues tenemos que volver a evaluar por completo la situación. ¿Hemos estado equivocados todo este tiempo?

Caso en cuestión: la investigación está mostrando que los aceites vegetales pueden no ser tan saludables para el corazón como algunos siempre han imaginado. De hecho, hasta pueden jugar un papel crítico en nuestra actual epidemia de enfermedades del corazón.

Vamos a explorar esto un poco

Aceite de cártamo, está relacionado con problemas del corazón.

Entre 1966 y 1973, se realizó un estudio para evaluar los efectos de las grasas de la dieta en la salud del corazón. Los investigadores dividieron a más de 400 hombres que habían sufrido un evento cardíaco reciente en dos grupos.

A un grupo se encargó de evitar las grasas saturadas, pero incluyeron más aceite de cártamo – una fuente rica de omega-6 grasas – en su dieta. El otro grupo recibió instrucciones de continuar con sus hábitos alimenticios habituales.

Los datos de este estudio fue reevaluado recientemente y publicado en el British Medical Journal, y los resultados fueron bastante sorprendentes. Los hombres que evitaban las grasas saturadas, eran más propensos a tener problemas cardiacos y morir por todas las causas.

Omega-6 son grasas inflamatorias

aceite vegetal¿Por qué algo así como el aceite de cártamo se  asocia con enfermedades del corazón e incluso la muerte? Puede tener que ver con que sea una fuente rica de ácidos grasos omega-6, un ácido graso insaturado.

La dieta occidental típica contiene cantidades excesivas de grasas omega-6 y muy poco omega-3. Algunas estimaciones muestran que la dieta de los estadounidenses mexicanos y los mexicanos, tiene una proporción de omega-6 y omega-3 de 8:1, cuando las proporciones óptimas para salud del corazón no son mayores que 4:1.

La ingesta excesiva de grasas omega-6 se asocia con la inflamación, coágulos de sangre, aumento de la viscosidad de la sangre, disminuye el tiempo de sangrado, e incluso la formación de placa en ciertas poblaciones.

Por el contrario, los ácidos grasos omega-3 detienen la inflamación, tienen efectos anticoagulantes, y proteger contra placa.

¿Ves por qué se necesita un poco de equilibrio?

Cuando se trata de grasas, es cuestión de equilibrio.

¿Estamos diciendo que evite todos los omega-6  en grasas y aceites vegetales? No. Es sólo un exceso que pueda estar causando problemas. Su cuerpo necesita una cierta cantidad de grasas omega-6 para funcionar correctamente, punto. ¡¡¡ No un exceso!!!.

Estamos, sin embargo, a la defensiva para reducir la cantidad de grasas omega-6 en su dieta. Los aceites vegetales, como el aceite de soja, aceite de maíz, aceite de semilla de algodón y aceite de girasol son grandes fuentes de grasas omega-6.

Evite cocinar con ellos para evitar cantidades excesivas en la dieta. En cambio, elija opciones más saludables como el aceite de oliva.

Productos de origen animal como el pollo, los huevos, la leche y la carne son fuentes ricas en grasas omega-6 también, pero los animales alimentados con pasto tienden a tener un omega-6 más favorable a los omega-3. Considere esto cuando se le de la opción .

Los alimentos preenvasados o industrializados, ​​son otra gran fuente de grasas omega-6. El aceite de soja, por ejemplo, es un ingrediente importante en muchos alimentos procesados. También encontrará grasas omega-6 en aderezos para ensaladas.

Y por último pero no menos importante, haga un esfuerzo para conseguir más omega-3. Ellos le ayudarán a inclinar la balanza en contra de los efectos dañinos de ácidos grasos omega-6.

Es difícil obtener suficiente omega-3 en su dieta, por lo que considerar la suplementación con ellos. Los aceites de pescado y aceites de algas son una gran fuente. Ambos contienen EPA y DHA, el mayor para el corazón omega-3.

En resumen, para una óptima salud del corazón, es importante que disminuya la cantidad de ácidos grasos omega-6 en su dieta, y al mismo tiempo aumentar la cantidad de omega-3.

¿Has hecho un esfuerzo para hacer esto? Si es así, ¿ha afectado su salud? Por favor, ¡escribe tu opinión en los comentarios!
Foto: USDAgov via photopin cc

Acerca de 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*