Salud y Vida — 8 agosto, 2016 a las 12:46 pm

¿Dónde está el azúcar?

Por

azucar

El problema está en saber dónde se esconde el azúcar. Cuando durante el embarazo me diagnosticaron diabetes gestacional, a mí, que soy más bien poco de dulces, me desconcertó. Pero resulta que lo que me subía el nivel de azúcar en sangre era el pan… y el zumo de pomelo.

Conclusión: es fácil que sobrepases la dosis recomendable diaria sin enterarte. Solución: ser consciente de la cantidad de azúcar que ingieres a través de alimentos procesados que, según el doctor Robert Lustig, investigador de obesidad infantil en la Universidad de California, constituyen el “50% del azúcar que tomamos”. Es probable que cubras tus necesidades de azúcar con frutas, verduras, patatas, hortalizas y la tostada del desayuno.

Pon en marcha el contador mental antes de ponerte salsa de tomate en el arroz y vigila con los yogures de sabores que te comes al día.

Normalmente, el azúcar se compone tanto de fructosa como de moléculas de glucosa. El cuerpo metaboliza de manera diferente la fructosa y la glucosa. “Cuando se consume en exceso, la fructosa provoca que el hígado la convierta en grasas mientras que la glucosa hace que el azúcar se dispare y se libere insulina, una hormona que almacena grasas a fin de contrarrestar la subida de azúcar”, tal y como afirma Lustig.

Los bebes. Las bebidas son la principal fuente de azúcar de muchas dietas y casi nunca consiguen saciarnos. Los investigadores especulan con la posibilidad de que el cuerpo humano no haya evolucionado para registrar las calorías líquidas del mismo modo que lo hace con las sólidas. Si estás intentando bajar algún kilo, eliminar las bebidas azucaradas de la dieta puede ayudarte a reducir unas 500 calorías al día.

Piensa al natural. Frena la ansiedad con fruta. Contiene azúcar pero su otro ingrediente principal, la fibra, ralentiza su absorción en el torrente sanguíneo, mitigando el peligroso ciclo alto-bajo. De todos modos, vigila las frutas en conserva y las tropicales, como la piña o el mango, que concentran gran cantidad de azúcares y calorías.

Suda por un dulce. Sí, practicar ejercicio ayuda a quemar calorías pero también te protege de los efectos dañinos del azúcar. Además, la fructosa, en combinación con otros azúcares, puede mejorar tu rendimiento ya que ayuda a incrementar la energía.

 

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario