Salud y Vida — 3 junio, 2014 a las 5:27 pm

El truco publicitario en los cereales de caja

Por

Hoy en día recibimos más de 3,000 impactos publicitarios. Vivimos inmersos en una sociedad de consumo, por supuesto y siempre hay personas a quienes resulta indiferente utilizar una marca u otra.

Es muy cierto que la industria publicitaria es un motor económico en sí mismo, un campo de desarrollo de la creatividad, con un bombardeo publicitario que puede inducir a muchas personas a adquirir productos y servicios que no necesitan e incluso llevarlas a situaciones económicas y personales.

Los cereales son para el desayuno un mercado variable y en expansión, pasando por un proceso de refinación, en el cual se quita la cascarita en donde viene toda la fibra y minerales, y por un costo extra la leyenda ” Enriquecido con fortihierro”, a pesar de tener un 40% más en sus niveles de azúcar.

Muchas madres de familia piensan que al darles a sus hijos de desayuno o cena un plato con “cereal de caja” y leche, los niños ya están listos con un desayuno completo para irse a la escuela a iniciar su día. Esto es completamente falso.
Resulta ser muy cómodo y práctico, ya que no requiere de un esfuerzo y tiempo considerable para su preparación. Si nos ponemos a analizar los ingredientes de estos cereales, haciendo un balance entre los aportes favorables y desfavorables para el organismo, son más contraproducentes que benéficos.

desNo importa si es un cereal dirigido a los niños, glaseados, cubiertos con chocolate, sabor a “fruta”… O si se trata de uno enfocado comercialmente a los adultos, como los de fibra, los que traen frutos secos y deshidratados o los famosos de “dieta”.

Todos sin excepción contienen grandes cantidades de azúcar, almidón, jarabe de maíz de alta fructosa y otra serie de aditivos sintéticos que alejan por completo el fundamento de un alimento de origen natural.

Uno de los principales inconvenientes para darles cereales a sus hijos, es el alto contenido en azúcar. Si bien, varios especialistas de la salud argumentan que el azúcar debería ser considerado como una droga, no sólo por la adicción que genera, también por todas las repercusiones que trae al organismo.

Cuando se recibe una carga elevada de azúcar por la mañana, nuestro cuerpo va a tener un periodo de energía momentánea, que en un par de horas perderá. Lo que le generará un bajón de azúcar, provocando sueño, falta de energía, hambre, pérdida de concentración y hasta la sensación de cansancio.

Para tener los mejores nutrientes que aporten fibra, una liberación prolongada de energía, proteína, grasa y carbohidratos favorables, lo que quiere decir, de buena calidad para nuestro cuerpo.

Como base podemos poner al amaranto, que es uno de los alimentos más completos y baratos que hay. Alto en fibra, proteína, aminoácidos, minerales y vitaminas, además tiene buen sabor. Por otra parte, la avena “natural” -no la de sobres que ya viene azucarada en sabores-, contiene vitaminas, minerales, fibra, proteínas y carbohidratos de fácil absorción.

Para acompañar el cereal: el plátano, las fresas, los arándanos, el durazno o la papaya; son frutas excelentes para darle sabor y complementar los aportes nutricionales. Las almendras y las nueces, aportan grasa y proteína vegetal de calidad. Y para darle consistencia, un poco de yogurt natural desgrasado, leche orgánica, leche de soya o almendras. Una cucharadita de miel de abeja aporta energía de liberación prolongada y un toque más dulce. Para los diabéticos o personas que intenten bajar de peso, la miel de agave es la mejor opción.

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*