Salud y Vida — 6 abril, 2015 a las 11:52 am

Exceso de vitaminas

Por

Hace unos cinco años inició una obsesión popular por las bebidas llenas de vitaminas y antioxidantes. Primeramente, fueron las frutas, luego llegaron los jugos verdes de verduras, los preparados de arcilla y este año, están de moda, según famosos blogueros neoyorquinos interesados en la alimentación, los jugos de carbón activo.

Promesas y promesas de que estos jugos te desintoxican el organismo y te ayudan a frenar el proceso de envejecimiento así como alcanzar el brillo de la eterna juventud. Obviamente, la comunidad científica ya se ha postulado sobre esta moda.

Sea o no una moda, el ingerir altos niveles de vitaminas, metiendo en una licuadora todas las verduras o frutas que difícilmente ingeriríamos en un día, ha sido considerado por muchos expertos en nutrición de exceso para nuestro organismo.

A mediados de 2014, un equipo de investigadores de la Universidad de Toronto decidió examinar 46 bebidas, con o sin azúcares añadidos, pero todas reforzadas con vitaminas, minerales y antioxidantes. Descubrieron que varias de ellas contenían vitaminas B6, B12, niacina y vitamina C en cantidades que excedían el consumo diario recomendado para adultos. De ellas, 18 triplicaban la proporción aconsejada de vitamina B6, 11 contenían tres veces más vitamina B12 de lo indicado y otras 6 triplicaban los requerimientos de niacina y riboflavina. Casi todas prometían elevar la energía del consumidor y conceder beneficios emocionales que iban más allá del terreno nutricional. El estudio, publicado el pasado febrero en la revista Applied Physiology Nutrition and Metabolism, advierte de que “la mayoría de esos nutrientes ya están presentes en la dieta promedio de cualquier persona sana”, y que “su inclusión en los jugos sería innecesaria”.

¿Qué tiene de malo consumir vitaminas y antioxidantes en exceso?

Ingerir demasiados antioxidantes puede tener al final “un efecto pro oxidante” en el organismo. La autora principal del estudio de la Universidad de Toronto, Valerie Tarasuk, sugirió en una entrevista al diario The New York Times que, al igual que los niveles de azúcar se han convertido en la preocupación central de salud pública respecto a los refrescos, pronto habrá que vigilar los altos niveles de nutrientes y antioxidantes añadidos a bebidas “supuestamente saludables”. Otra investigación, publicada en julio de 2014 en la revista Critical Reviews in Food Science and Nutrition, ya había identificado que una buena parte de la población estadounidense excede los niveles seguros de consumo de nutrientes añadidos. El texto señaló que justamente aquellos que más los consumían eran los que menos los necesitaban.

¿A que no sabías?

  • Sin artificios. Las vitaminas pueden adquirirse de fuentes naturales como el té verde, las frutas y verduras. Toma solamente la dosis diaria recomendada.
  • Regulación natural. En los noventa, un congreso de nutrición recomendó tomar dosis elevadas de vitamina E y C. Fue inútil: el exceso se elimina por la orina, según J. M. Gutteridge, del hospital Royal Brompton.
  • Mercado millonario. En Estados Unidos el negocio de los jugos fortificados y las bebidas deportivas alcanza los 17.700 millones de dólares anuales, según el diario The New York Times.

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario