Salud y Vida — 10 julio, 2014 a las 4:01 pm

La alimentación adecuada para la tercera edad

Por

hombre mayorCuando uno es adulto mayor, entra en un periodo de la vida, resultado del proceso natural de envejecimiento, caracterizado por el conjunto de cambios en la estructura y función de los órganos y tejidos corporales que se ha ido produciendo a lo largo del tiempo.

El hecho de envejecer también tiene consecuencias sobre la capacidad para alimentarse y obtener los nutrientes necesarios porque afecta al aparato digestivo, la dentadura, la producción de saliva… Así, las secreciones del estómago disminuyen, lo que retrasa la digestión y reduce la absorción de vitaminas. Las dificultades para masticar y tragar los alimentos, relacionadas con el deterioro de la dentadura y una menor producción de saliva, provocan gases y estreñimiento.

Las personas mayores deben de adaptar su dieta a su nueva condición, de esta forma, les facilitamos algunos consejos de cara a que la alimentación en esta etapa tardía de la vida sea la adecuada y se cubran las necesidades nutricionales de una persona mayor de 65 años:

  1. Realizar una lista de los alimentos que vayan a comer en la semana para ajustar la compra.
  2. Las comidas deben ser sencillas, ligeras y fáciles de preparar.
  3. Los alimentos deben tener una presencia agradable a la vista para que inciten a comer.
  4. No prescindir nunca del desayuno y fraccionar el resto de comidas en cuatro o cinco veces al día .
  5. Es imprescindible beber líquidos entre comidas (jugos naturales, tés,…), y suficiente agua para mantenerse hidratado, especialmente en épocas de calor.
  6. Escojan alimentos que sean fáciles de masticar y de tragar.
  7. No abusen del consumo de café y bebidas excitantes, al igual que de licores y bebidas azucaradas.
  8. Aumenten el consumo de alimentos que tengan fibra (hortalizas, verduras, legumbres, etc), y trate que los alimentos como el arroz, el pan o la pasta sean integrales.
  9. El ambiente a la hora de comer deberá ser relajado y armonioso para que la comida sea agradable y placentera.
  10. No abusar de la sal ni el azúcar. Para evitar que las comidas resulten insípidas, se pueden añadir especias como romero, pimienta, tomillo, orégano… También se pueden emplear edulcorantes naturales para preparar dulces y postres caseros, porque con la edad se incrementa la intolerancia a la glucosa.
  11. Escoger alimentos con un aporte calórico algo menor porque la actividad física es más reducida.
  12. Cocinar con aceite de oliva preferentemente y, en vez de freír los alimentos, prepararlos al vapor o al horno. Un exceso de grasas puede elevar los niveles de colesterol y provocar sobrepeso u obesidad.
  13. Hay que mantener en todo lo posible los gustos y hábitos personales para evitar caer en la inapetencia.

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario