Salud y Vida — 13 octubre, 2014 a las 11:04 am

La moda del “gluten-free”

Por

Vivir sin gluten por elección es una tendencia que cada vez está más en alza. Cada vez son más quienes optan por llevar una dieta “gluten-free”, aunque no tengan enfermedad celíaca. Sin embargo, los especialistas afirman que una alimentación sin gluten no aporta ningún beneficio a las personas sin celiaquía o problemas de intolerancia a esta proteína.

Según datos publicados en 2013 por NPD, empresa especializada en análisis de mercado (www.npdgroup.com), aproximadamente un tercio de los adultos en Estados Unidos afirmaba querer disminuir o eliminar el gluten de su dieta.

Bowl Of Raw Rice¿Qué es el gluten?

El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, en la cebada, el centeno y en otros cereales, así como en sus productos derivados. De este modo, alimentos como el pan, las galletas, los pasteles, la pasta o la cerveza contienen gluten. Otros, como embutidos, patés, salsas, conservas de carne o golosinas, pueden llegar a incorporarlo en su proceso de elaboración.

Eliminar el gluten de la dieta es imprescindible en el caso de las personas con enfermedad celíaca, pues produce una atrofia severa en la mucosa del intestino delgado, lo que dificulta la absorción de nutrientes.

Entre los síntomas más frecuentes de la celiaquía están la disminución del apetito, pérdida de peso, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea y dolores abdominales. En estos casos, una dieta sin gluten hace que desaparezcan los síntomas y que la mucosa intestinal vuelva a la normalidad.

Sin embargo, algunas personas, pese a no padecer celiaquía, también optan por una alimentación libre de gluten.

De hecho, “las enfermedades relacionadas con la sensibilidad al gluten no están todavía perfectamente caracterizadas, pues hay alteraciones que aún no se conocen bien”, aclara el doctor español Martínez Olmos, especialistaen celiaquía.

quinoa libre de gluten¿Digestión pesada o intolerancia?

Asimismo, Carmen Ribes, presidenta de la Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica, afirma que a las personas que no son celíacas el gluten no tiene por qué suponerles enfermedad. “Otra cosa es la mayor o menor digestibilidad de algunos alimentos, más evidente para ciertos individuos, y la sensación de malestar que ello puede conllevar”, destaca.

La doctora Ribes expresa que el sistema digestivo no funciona igual en todas las personas. “Tiene muchos elementos de trabajo, como los jugos que secreta o la motilidad intestinal, que es muy variable de unos individuos a otros. Todo eso hace que a algunas personas ciertas comidas les resulten más pesadas y que aparezca sensación de plenitud, gases, etc. Esto se puede erróneamente confundir con una intolerancia a ciertos alimentos”, comenta.

De este modo, “hay individuos que cuando consumen menos cereales se encuentran menos pesados y se sienten mejor. Pero no es lo mismo que en el caso de un paciente celíaco, que tiene que dejar de consumir gluten de una forma total y absoluta”, subraya.

Por su parte, la Federación de Asociaciones de Celíacos de España afirma que no se debe comenzar una dieta sin gluten sin haber realizado previamente una biopsia intestinal que demuestre la intolerancia al mismo.

“La prescripción de esta dieta, solo porque hay sospecha de intolerancia a esta proteína o por resultado positivo en la prueba de anticuerpos específicos, sin haberse realizado una biopsia intestinal que lo confirme, puede ser un error que lo único que consiga sea retrasar o enmascarar el diagnóstico de una posible enfermedad celiaca”, apunta esta entidad.

El mito de los kilos de más

Algunas personas han elegido una alimentación sin gluten con la idea de que así se desharán de los kilos de más con mayor facilidad. Sin embargo, eliminar el gluten no facilita la pérdida de peso.

Por otra parte, eliminar el gluten de la dieta supone prescindir de ciertos cereales y de los nutrientes que estos contienen y en bastantes casos, estos alimentos tienen un coste mayor.

Una dieta sin gluten no resulta más saludable para las personas que no tienen problemas de intolerancia a esta proteína. Lo importante es que la alimentación sea variada, equilibrada y que cumpla con las necesidades de cada persona.

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario