Salud y Vida — 3 diciembre, 2014 a las 12:13 pm

Tentempiés que parecen sanos…

Por

MuesliEn la actualidad, estamos en la era healthy, donde ser saludable no se antoja una elección, sino un deber.

Por eso, cuando el hambre aprieta a horas intempestivas, nos decantamos por antojos libres de grasa, aunque no nos demos cuenta de que en ocasiones son alimentos procesados con su pequeño porcentaje de grasas saturadas.

Otros prefieren los alimentos sin gluten, dando por hecho que es una opción más saludable. Debemos de saber que aunque un producto tenga la etiqueta ‘libre de gluten’ significa que no contiene trigo, avena, cebada o centeno, pero eso no tiene nada que ver con la cantidad de grasa o de azúcares. Sería una botana saludable para un celíaco, pero puede ser alta en calorías o en triglicéridos.

Y lo más de moda del momento: “apto para veganos”. La panacea del bienestar. ¿O no? Esta leyenda solo garantiza que el comer entre horas es acorde a una filosofía. Muchos de estos productos están sobreprocesados y pierden el contenido o riqueza de sus nutrientes, o incluso se transforman y pueden perjudicar. Por ejemplo, los aceites vegetales hidrogenados se procesan muy mal y generan ácidos trans que suben el nivel de colesterol, como ocurre con las margarinas que están indicadas para veganos.

Group of nutsLlegó la hora de desenmascarar a este grupo de impostores saludables:

Mezcla de frutos secos. Una bolsa de mezcla de frutos secos parece el camino más sano para un antojo saludable, pero su contenido en sal y azúcares es excesivo. La fruta seca lleva una gran cantidad de azúcar añadido para mejorar el sabor, con el considerable aumento de calorías que ya de por sí aportan el resto de frutos secos de la mezcla. Un puñado puede contener más de 300 calorías, una cantidad adecuada para aquellos que están haciendo un esfuerzo extra, como por ejemplo, correr un maratón o durante la práctica de cualquier otro deporte, pero no como aperitivo o merienda habitual de una persona sedentaria. Con todo, siempre debemos de vigilar la cantidad.

Muesli. Es sinónimo de comer sano, o así se le considera, pero el tostado de muchas de estas mezclas se realiza con grasas trans y azúcar (ambos conocidos por aumentar el riesgo cardiovascular). Para que el muesli sea saludable es mejor que no sea tostado. Debemos de leer los ingredientes de la caja detenidamente para asegurarnos que existe un equilibrio de ácidos grasos.

strawberry smoothieBarritas energéticas. Es la adoración de los seguidores de la fibra y las proteínas. Sin embargo, suelen estar cargadas de grandes cantidades de fructosa, azúcar, grasas saturadas e ingredientes sintéticos que en lugar de mantenernos en forma pueden atacar directamente a la salud. El consejo es no basar la dieta en estos suplementos, sino consumirlos de forma ocasional.

Aperitivos de ‘solo 100 calorías’. Se trata de empaques que llevan impresa esta leyenda, en cuyo interior suele haber papas de bolsa o galletas saladas. Alivian nuestra conciencia culpable, pero esto no significa automáticamente que sea un alimento saludable. Lo importante es ver de dónde proceden sus calorías. Si el 40% son hidratos, el 30% proteínas y el 30% restante grasas saludables, efectivamente, hablamos de una buena botana, pero si son altos en carbohidratos y grasas, tienden a ser más fáciles de comer excesivamente, ya que vienen en porciones pequeñas y no nos llenan. Entonces, ya no son sanos. Según un estudio de 2008, publicado por la Universidad de Chicago, los paquetes pequeños animan a comer dos veces más. Lo más sensato es descartar los snacks en cuyo listado de ingredientes se lea: aceite de palma o grasa vegetal hidrogenada.

Batidos o Smoothies. 100% natural y a base de fruta, un refresco saludable. ¿Seguro? Depende. En primer lugar, no estamos tomando fruta realmente, solo una parte, su jugo, que añade calorías sin aportar fibra, que es lo mejor de la fruta. Por otra parte, si los hacemos nosotros, solo con fruta y leche, por ejemplo, sabremos qué contienen. Pero si los compramos preparados, atención a las cremas, azúcar o grasas utilizados en su fabricación.

03C78202Yogur helado. Sustituir un helado por este tipo de productos, tan de moda desde hace ya unos años, nos suele parecer una alternativa saludable: ¿qué puede haber de malo en un yogur? Se ha señalado que estos aperitivos contienen un alto porcentaje de azúcares y grasas saturadas en comparación con un yogur normal, y las bacterias lácteas presentes son muy bajas. Si además añadimos toppings como galletas, dulces y chocolate caliente, podemos suponer que el número de calorías, grasas y azúcares se incrementa. Alerta con este producto.

Chips de verduras, soja, plátano, zanahoria, betabel… Cuando oímos las palabras mágicas fruta y verdura, nos convencemos de que es sano por mandato divino. Los chips vegetales (tiras de berenjena, betabel, zanahoria o soja fritas) son una fuente rica de vitamina A y C, calcio y hierro. Como tentempié, alivian el hambre y proporcionan suficiente energía para mantener su cuerpo en movimiento hasta la próxima comida. Pero, siempre hay un pero, son altos en calorías y grasa: una porción contiene hasta 10 gramos.

Tortas de arroz. Estas tostadas es de los aperitivos más demandados entre aquellos que apuestan por cuidar su línea. Con todo, los expertos aseguran que cuentan con más calorías de las que necesitamos realmente a media tarde, a no ser que se realice una actividad física elevada. Si se llegan a consumir sin medida, pueden hacer que aumentes de peso. Son ricas además, en sal y grasas saturadas.

Como conclusión: el secreto está en la etiqueta. Leer detenidamente los ingredientes, el número de calorías, el proceso de elaboración (primar “al horno” sobre “frito”), cantidad y tipo de grasas y sodio, etc. Y si de verdad quiere un tentempié saludable, coma fruta de temporada. O cualquiera de los alimentos mencionados, pero en pequeñas raciones.

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario