Salud y Vida — 17 julio, 2014 a las 12:44 pm

¿Tú piel está bien nutrida?

Por

vegetalesLa piel es el tejido que nos cubre y nos protege. La salud y el aspecto de la piel está íntimamente relacionado con todo el metabolismo y la función de los órganos internos; asimismo, también nos alerta sobre posibles alteraciones de nuestro organismo y de carencias nutricionales.

De esta manera el tener una dieta adecuada es vital para la conservación de la piel ya que aunque no nos demos cuenta, es el más afectado cuando nuestra alimentación es inadecuada. La piel recibe los nutrientes a través de la sangre y como es un tejido de alta recuperación, el tener que estar en constante renovación, requiere de un gran aporte de sustancias, entre las que destacan las proteínas, las vitaminas como la A, B y la C y los ácidos grasos insaturados.

No debemos olvidar que la piel es un órgano de eliminación de toxinas así como lo hacen el riñón o el intestino. Estos últimos también deben de funcionar a la perfección para mantener una piel sana. Beber líquidos y prevenir el estreñimiento, es clave.

¿Cómo nutrimos nuestra piel con una dieta sana?

Fruits and nutsProteínas: una dieta carente de proteínas, genera envejecimiento cutáneo precoz y fragilidad en la piel. Es importante consumir carnes magras, huevos y lácteos bajos en grasa.

Vitamina A: Esta vitamina tiene como función conservar la integridad de mucosas y epitelios. Consumir pescado, tanto blanco como azul, resulta muy beneficioso.

Grasas insaturadas: el aceite de oliva es fundamental para mantener la integridad de las estructuras, el metabolismo y la hidratación de la piel. Es clave agregar a la dieta, aguacates, legumbres y cereales, aceitunas, frutos secos, etc.

Vitamina C: la presencia de esta vitamina es importante para la síntesis de colágeno. A medida que avanzamos en edad (sobretodo las mujeres), afectan a la elasticidad y la aparición de arrugas. Es importante incluir diariamente frutas y vegetales frescos como medida antienvejecimiento.

mujer toma aguaCarotenos: estas sustancias nos protegen y coloran la piel. Debemos incluir en nuestra dieta diaria alimentos como zanahorias, tomates, pepinos, calabaza, verduras de hoja y frutas tropicales.

Agua: nuestra piel necesita cierta humedad y debemos de asegurarnos que sea a través del agua. Un litro y medio de agua al día se necesita, como mínimo, para poder reponer las pérdidas ocasionadas. También las frutas, verduras, infusiones y caldos aportarán agua al organismo.

Vitamina B: esta vitamina tiene una acción directa sobre la piel y su carencia puede provocar sequedad, mala regeneración y trastornos como la dermatitis. Alimentos con vitamina B los encontramos en los cereales integrales, las levaduras y el germen de trigo, huevos, carnes, pescados y lácteos bajos en grasa.

Una dieta variada y equilibrada en nutrientes es muy importante, así como les recomendamos tomar omega rojo, un gran antioxidante que nos ayudará a renovar las células cutáneas y que nuestra piel luzca brillante y joven.

 

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario