Salud y Vida — 22 octubre, 2014 a las 10:30 am

Variación del contenido de sal en alimentos según el país

Por

Salt shaker on wooden tableWorld Action on Salt and Health denunció que las compañías alimentarias varían el contenido en sal de los alimentos según el país en el que se comercializan. En algunos casos, la diferencia es muy elevada y no tiene nada que ver con las preferencias de los consumidores.

Las compañías saben que un contenido elevado en sal en los alimentos es perjudicial para la salud y en algunos países sus productos se han tenido que adaptar a lo exigido por la OMS o por la legislación sanitaria. Pero en otros, quizá porque no se ha tratado el tema o porque la legislación es más precaria o inexistente, las compañías no cambian su formulación y ofrecen los mismos productos con una cantidad muy significativa de sal.

Siguen comercializando los alimentos con exceso de sal en algunos países y esto provoca que se mantenga el riesgo de accidentes cardiovasculares y otras enfermedades relacionadas con el corazón. WASH reclama a compañías como Nestlé o Kellogg’s que se apliquen los mismos criterios de formulación de sus productos en todos los países del mundo y siguiendo las directrices marcadas por la Organización Mundial de la Salud.

El nuevo estudio realizado por WASH, indica que las diferencias del contenido de sal en los alimentos son muy significativas, por ejemplo, una hamburguesa de KFC (Kentucky Fried Chicken) comercializada en Oriente Medio contiene 3’5 gramos de sal, tres veces más que lo que contiene la misma hamburguesa vendida en Malasia, en este caso su contenido es de 1’05 gramos. En Canadá se comercializa una Doble Cheeseburger que contiene 2’85 gramos de sal, esta hamburguesa adquirida en Nueva Zelanda tiene casi un gramo menos de sal.

Si hablamos de cereales para el desayuno, Nestlé Fitnnes contiene 2 gramos de sal por cada 100 gramos de producto en Rusia, mientras que en Chile contiene menos de la mitad de sal, 0’72 gramos por cada 100 gramos de cereales. Los famosos Cornflakes de Kellogg’s se ofrecen en Venezuela con un contenido de 1’90 gramos de sal por cada 100 gramos de producto, en el Reino Unido se comercializan con 1’25 gramos de sal por cada 100 gramos. Se podrían ir analizando todo tipo de productos y comprobaríamos que no existe un criterio estandarizado, comer estos productos en algunos países conlleva un mayor riesgo para la salud. Por otro lado, no se puede argumentar que estos cambios en la formulación guardan relación con los gustos y preferencias de los consumidores según el país, ya que en ningún país del mundo tienen como preferencia que todos los alimentos tengan mucha sal, hay alimentos de todo tipo y el contenido en sal varía.

02G47168Un ejemplo que cita WASH es el contenido de sal de los Special K de Kellogg’s, este es mayor que el contenido en los cereales All Bran, en el propio país con lo que nos damos cuenta de que no hay un criterio bien definido.

En este estudio también se pone de manifiesto la variación en el etiquetado de los alimentos, en algunas etiquetas se ofrece toda la información nutricional y en otras no, todo depende del país en el que se comercializa. Esto provoca mayor confusión en los consumidores y no pueden elegir las opciones más saludables (con menos sal).

La recomendación de la OMS (Organización Mundial de la Salud) establece un consumo de 5 gramos de sal por persona y día, algo acordado por unanimidad y que debía aplicarse en todos los países intentando alcanzar esta meta para el año 2025. Tras el análisis realizado por la WASH, se concluye que las compañías alimentarias no hacen suficientes esfuerzos para lograr el objetivo indicado.

Fuente: http://www.gastronomiaycia.com/

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.

Deja un comentario