Testimonios Omega Rojo

omega 3Leticia Rodríguez

Quiero comentarles que me he sentido muy bien con el omega rojo. Algo cambió en mi. Me siento más despabilada, más alerta y con mucha energía.

¡Es una sensación de plenitud deliciosa! Y eso que ya tengo 51 años. Mi marido ha empezado a tomarlo esta semana.

¡Gracias!

Magda Maitee Dávila Escorcha

Les cuento mi historia. Comencé a tomar omega rojo apenas lo anunciaron en el programa de Fernanda Familiar. Gracias a Dios siempre hemos sido sanos, sin embargo hay ciertos detalles que he ido notando, sobretodo desde que mis niños comenzaron a tomar el omega para niños ya que antes les daba el de adultos porque el otro no había llegado aún. Por ejemplo, a uno de mis hijos para esta fecha ya estaba nebulizándolo, dándole inhaladores: todo un tratamiento carísimo para una alergia extraña que le daba. Padecía de asma pero, para el día de hoy, y le doy gracias a Dios, no pasa de estornudos matutinos. Comen mejor y terminan sus tareas sin problemas, cuando antes era casi una guerra para que terminaran. Y en mi caso, es como si me pusieran gasolina de la mejor. Si dejo de tomarlo, a las semanas me siento muy cansada.

Soy mamá, trabajo medio tiempo, hago tareas del hogar (no cuento con ayuda todos lo días) y además atiendo a mi familia. Tenía unas varices en las piernas, las famosas arañitas que afortunadamente se han ido haciendo menos notables. No lo voy a dejar de tomar ni de dárselo a mi familia, ojalá siempre tengamos los medios económicos para comprar el omega rojo. Y a las personas que toman el omega amarillo les recomendaría que prueben el omega rojo para que vean la diferencia. No se si me gané el premio, ¡pero si quise compartir mi experiencia!

Ana Ale Pérez Rodríguez

Soy de Querétaro y ya hace un año que tuve la gran fortuna de comenzar a tomarlo. Yo sufría depresión, ansiedad, ataques de pánico y agorafobia y fue así por años, pero ¡el aceite cambió mi vida! Ya me dieron el mejor regalo que hubiera podido pedir: mi salud y mi vida de vuelta…¡Gracias infinitas al omega rojo!

omega rojoAlfredo Zetina

El omega rojo ha hecho que cambie por completo mi salud. Lo comencé a tomar hace 3 meses porqué mi esposa me lo recomendó ya que escuchó a la señora Fernanda Familiar recomendarlo mucho en su programa de radio.Yo tengo 44 años y he tenido dos infartos de corazón debido a un problema de válvula. Desde que estoy tomando el omega rojo (tomo 2 cápsulas al día), mi sangre circula mejor y mi nivel de colesterol y triglicéridos han disminuido en forma considerable: estoy por debajo del limite máximo.
Me siento con más energía y puedo subir escaleras sin sentir que me falta el aire.
¡Muchas gracias por traer a México este producto! ¡Me ha cambiado para bien mi vida y mi salud!

Kary Barzola Manzanares

Quiero unirme a la lista de beneficiados del omega rojo. Lo empecé a tomar hace 3 meses justo después de un chequeo rutinario en el que encontraron que mis niveles de tigliricéridos y azúcar, principalmente, estaban por la nubes. Hace una semana volví al laboratorio y hoy me dieron los resultados: mis niveles bajaron considerablemente gracias al omega rojo y  a un nuevo estilo de alimentación.

Jelly Fish Manualidades

Hola, les quiero compartir mi testimonio:

Desde los 18 años dejé de consumir carne y todo iba bien. Pero después de dos años, me comencé a enfermar muy seguido de gripe e infección en la garganta. Acudía al doctor y me recetaba antibióticos, y a los 15 días de nuevo recaía y tenía que volver a ir. Me volvían a recetar antibióticos, esta vez más fuertes, y así me la pasé cerca de un año. Casi cada 2 meses debía de acudir al médico. El doctor me decía que después de cada tratamiento debía tomar vitaminas, ya que el antibiótico destruía mis defensas, pero las vitaminas no me ayudaban en nada. Después me casé y mi suegra se preocupó de mi ya que me veía muy enfermiza. Un día me dijo que una amiga suya tomaba unas pastillas naturales que me iban a ayudar mucho. Yo le respondí que si los medicamentos que me estaban recetando no me ayudaban menos lo harían unas pastillas naturales. Un día me trajo las pastillas y me dijo: “Tómatelas” y pensé “¿Por qué no?”. “Total, ¿que pierdo?”. Las compré y como a la semana de tomarlas me comencé a sentir bien: ya no tenía sueño y ya casi no me enfermaba y después de 2 meses, quedé embarazada. Durante mi embarazo me la pasé muy bien. No me dieron casi molestias y después de una cesárea, mi recuperación fue rápida. Puedo afirmar que hoy en día, me siento muy bien y con muchas energías, como debe de ser. Y todo, gracias al omega rojo.

omega rojoRosa Lilia Martínez González

Ahí va mi testimonio…

Empecé a tener el condenado Herpes Soster en 1993. “Por no haber ser bien medicado” me creó unas lesiones tremendas y esto me dejó una neuritis postherpética durante todos estos años. Lo único que me fue bajando el dolor fue, de 2009 a 2011, una sesiones semanales que tomaba de acupuntura.
Pero en noviembre de 2012 conocí a Norma Rábago y me recetó el omega rojo junto con otras vitaminas. Debo decirles que a partir de la primera capsulita roja, ya no regresé a mis sesiones de acupuntura.  Actualmente, aún tengo todavía algo de dolor, pero cada día es más leve y en una área más reducida. Después de todos estos años sin remedio, esto es lo más cercano a un milagro, ¿no?.
¡Por favor, no dejen de probarlo! Si se encuentra en ese callejón de neuritis postherpética, dejará de sufrir. ¡Gracias al omega rojo!

Ana Rosa Macias

Yo tomé el omega rojo y por mucho supera al amarillo. Sentí cambios favorables inmediatos con el omega rojo.

Acerca de 

Mi profesión que es la nutrición encierra muchos logros y éxitos que llegan por sí solos cuando veo a cada uno de mis pacientes preocupados e interesados por conocer cuál es la manera ideal de llevar buenos hábitos y aprender las formas y los modos de tener una mejor calidad de vida.

Soy parte del Grupo Obegenics (Science in Nutrition) que nació por el compromiso con México para poder contribuir a combatir el alto grado de obesidad en nuestro país.