Uno de los pretextos que ponen la mayoría de las personas al momento de iniciar un régimen alimenticio, es la falta de tiempo debido a su trabajo. Pero, ¿sabías que puedes bajar de peso en tu oficina?

Hay acciones que puedes realizar desde tu área de trabajo, sin la necesidad de trasladarte a otro lugar. Así que deja las escasas atrás y empieza a aplicar estos pequeños cambios para empezar a ver los resultados.

Lleva tu comida

De esta forma, controlas las cantidades que comes. También es importante incluir una buena porción de verduras, así como un trozo de proteína.

Snack saludables

Ya sea a media mañana o media tarde, siempre nos empieza a dar hambre. Para evitar ingerir cualquiera de las golosinas de las máquinas expendedoras, se recomienda que lleves algunos snack a tu trabajo (verdura, fruta o semillas).

Usa las escaleras

Evita usar el ascensor o las escaleras eléctricas, de esta forma ejercitas tus piernas y poco a poco te costará menos trabajo.

Bebe agua

Cambia los refrescos y los jugos envasados por agua simple. En caso que no te guste el agua simple, puedes agregarle trozos de frutas sin añadir azúcar para darle un toque de sabor.

Camina después de la comida

En lugar de volver a sentarte frente a la computadora, tómate cinco minutos para caminar después de la comida. Esto te ayudará a despejar la mente y procesar mejor los alimentos.