depresion

Datos del IMSS revelan que un alto consumo de azúcar provoca resistencia  la insulina, sobrepeso, obesidad y diabetes tipo 2. Por ello, te presentamos las enfermedades mentales que pueden ser también consecuencia de un consumo excesivo de azúcar.

Depresión. De acuerdo con el investigador en psiquiatría Malcom Peer existe una relación entre la dieta y las enfermedades mentales. El azúcar inhibe la actividad de BDNF, una hormona que es baja en personas que son diagnosticadas con depresión o esquizofrenia.

Adicción. Estudios de la Universidad de Cambridge indican que los alimentos ricos en azúcar activan los mismos centros de recompensa que se activan durante el consumo de drogas como la cocaína.

Esquizofrenia. Un estudio publicado en British Journal of Psychiatry encontró conexión permanente entre la ingesta de azúcares refinados y el tratamiento de esquizofrenia ya que suprime el factor neurotrófico relacionado con el cerebro y la hormona del crecimiento que mantiene estable la salud neuronal.

Demencia. De acuerdo con un estudio que duró 7 años, investigadores de la Universidad de Washington encontraron que un elevado nivel de azúcar en la sangre, por ejemplo de pacientes con diabetes incrementa el riesgo de padecer demencia.

¿Qué pasa en el cerebro cuando se consume un refresco?

El refresco contiene alta cantidad de fructuosa, por ello científicos de la Universidad de California realizaron un experimento con ratas: a un grupo se le mantuvo con una dieta equilibrada y normal, mientras que al otro grupo se le prescribió una dieta alta en fructuosa.

Resultados. Luego de 5 días de alimentación alta en fructuosa las ratas olvidaron el camino para salir del laberinto. Esto, explican los investigadores, significaría que una alta ingestión de fructuosa altera el suministro de energía para el cerebro y disminuye la cantidad utilizada para mantener la salud mental, lo que afecta principalmente la memoria.