hombre mayor diabeticoAl ir envejeciendo, perdemos la sensibilidad a la insulina y comenzamos a envenenar a nuestro cuerpo con exceso de azúcar en la sangre. En general, esto le pasa a todo el mundo, y es sólo cuando el síntoma es particularmente grave que se diagnostica la diabetes (tipo 2). La metformina es un fármaco que desde hace 50 años, se ha utilizado para tratar la diabetes. En la actualidad, los epidemiólogos han comenzado a notar que los pacientes tratados tienen menos enfermedades del corazón y tasas de cáncer.

Las enfermedades del corazón y el cáncer se incrementan en los diabéticos.

Y nos preguntamos: ¿La metformina proporciona un beneficio para el envejecimiento “normal” y con menos riesgo de padecer cáncer para las personas que no son diagnosticados con diabetes?

Vladimir Anisimov, experto en bioestadística, epidemiólogo y fisiólogo de la Universidad de Glasgow, propuso que es el momento de probar la metformina por sus propiedades anti-cáncer y el potencial de extensión de vida de los no diabéticos, y bien podría funcionar de la siguiente forma:

diabetesLa metformina y la restricción calórica

La única intervención que se conoce para ampliar constantemente la vida útil a través de muchas especies diferentes, es la restricción calórica.

Los animales parecen estar ampliamente adaptados a estabilizar sus poblaciones mediante la supresión de la muerte por el envejecimiento en condiciones de hambre (y el aumento de la tasa de mortalidad internamente programada cuando hay mucha comida). ¿Cómo afecta el metabolismo del individuo al detectar cuando se está muriendo de hambre? La señal proviene principalmente del metabolismo de la insulina.

El cuerpo responde a la insulina elevada de una manera crónica, por la disminución de la sensibilidad a la insulina, y el aumento de los niveles de insulina aún más en un circuito de retroalimentación positiva que cae en cascada hacia la muerte. La metformina interrumpe este ciclo de una manera similar a la supresión de los alimentos. La mayoría de las personas no toleran el hambre crónico muy bien, con lo que un medicamento que ofrece los beneficios de una dieta magra y sin tener que reducir las calorías, sería muy apreciada. Esta droga es un mimético de la restricción calórica, y hay alguna razón para creer que es lo que hace la metformina. Muchas personas que toman metformina experimentan una pérdida real también de peso.

pastillasLos beneficios para la salud de la metformina para los diabéticos son sorprendentes. La metformina reduce las tasas de cáncer en un 37%.  Si la reducción en el cáncer se encuentra en valores inferiores a los no diabéticos, entonces la metformina podría ser un gran descubrimiento.

También hay pruebas que se realizan en laboratorio para el efecto de la metformina sobre el cáncer: las células cancerosas detectan que están enfermas y se eliminan sin causar daño a sí mismas de manera rápida a través de un mecanismo llamado apoptosis.

En estudios de laboratorio de cultivos celulares, las células de cáncer responden a la metformina mediante la restauración del mecanismo de la apoptosis, que se suprime cuando se convirtieron en cancerosas, en primer lugar. La metformina reduce los tumores mediante la inducción de las células de cáncer “a suicidarse”. Sobre esta base, la metformina está empezando a ser probada como tratamiento para pacientes con cáncer, sobre todo para el cáncer de mama.