Las frutas y los vegetales cuya pulpa y carne son de color blanco, pueden reducir el riesgo de accidente cerebrovascular más que otras frutas y verduras, según informan investigadores holandeses.

Con 25 gramos al día de frutas blancas y vegetales que se consuman, pueden  llevar a una disminución del 9 por ciento en el riesgo de accidente cerebrovascular; las manzanas y las peras fueron las más comúnmente consumidas “fruta blanca”, según el estudio, publicado en la edición de noviembre de Stroke.

“Las frutas y verduras verdes, naranja, amarillas, rojas y violeta, no estaban relacionadas con los accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, el riesgo de incidencia de accidente cerebrovascular fue del 52 por ciento más bajo para las personas con un alto consumo de frutas y verduras blancas, en comparación con las personas con un bajo consumo “, dijo la autora del estudio Linda M. Oude Greip,  becaria con  postdoctorado en la Universidad de Wageningen en los Países Bajos.

Pero, Oude Greip señaló que los hallazgos no significan que esté bien dejar de comer otras frutas y verduras. En primer lugar, señaló que los hallazgos deben ser replicados. Aunque en investigaciones futuras se confirmen estos hallazgos, es sabido que otras frutas y vegetales de grupos de color, pueden proteger contra otras enfermedades crónicas y por lo tanto sigue siendo de importancia comer una gran cantidad de frutas y verduras”, subrayó.

Las manzanas mantienen a los doctores a raya.

Las manzanas mantienen a los doctores a raya.

Para su estudio, Oude Greip utilizo los datos recogidos por el Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente de los Países Bajos, que incluyó a más de 20.000 personas. Los participantes del estudio estaban entre las edades de 20 y 65 al inicio del estudio, además no se observaron signos de la enfermedad cardiovascular.

Todos los voluntarios del estudio completaron un cuestionario de frecuencia de 178-punto. El estudio incluye luego de 10 años de seguimiento  la información sobre la salud de los participantes. Durante el periodo de seguimiento, 233 personas tuvieron un accidente cerebrovascular.

Las frutas y verduras se dividieron en cuatro grupos de colores, cada uno basado en el color de la “carne”  de las frutas y verduras: verde, naranja/amarillo, rojo morado y blanco.

El único grupo que se asoció con una disminución estadísticamente significativa en el riesgo de accidente cerebrovascular fue de frutas blancas y verduras.

Las frutas y verduras incluidas en la categoría blanca fueron las manzanas, las peras, jugo de manzana, salsa de manzana, plátanos, coliflor, achicoria, pepino y hongos. Las frutas y verduras blancas fueron el producto más consumido, con un 36 por ciento de la ingesta procedentes del grupo blanco. Dentro del grupo blanco, las manzanas y las peras fueron las más comúnmente consumidas, lo que representa el 55 por ciento de lo que se consume.

Por cada incremento de 25 gramos en la cantidad de fruta blanca consumida cada día, el riesgo de accidente cerebrovascular se redujo en un 9 por ciento, según el estudio. Una manzana típica es de 120 gramos, añadieron los investigadores.

Oude Greip dijo que no está claro exactamente qué componentes de las frutas blancas podrían tener un efecto protector sobre el accidente cerebrovascular, pero se sospecha que la fibra dietética y los flavonoides juegan un papel importante. Las manzanas y las peras son ricas en un flavonoide llamado quercetina.

Jessica Shapiro, una nutrióloga  asociada al Centro Médico Montefiore en Nueva York, dijo: “Las manzanas y las peras son frutas muy buenas. Están disponibles todo el año y son casi siempre buenas”.

“Como ocurre con cualquier estudio, hay limitaciones. Una es que la ingesta de alimentos puede ser sesgada ya que es difícil recordar exactamente lo que has comido en el pasado. Pero, lo positivo  de todo esto es que se confirma de nuevo que las frutas y verduras son buenas para ti”, dijo.

Shapiro también mencionó que sería difícil señalar que se trata de que las frutas blancas puedan reducir el riesgo de accidente cerebrovascular. En verdad es realmente un alimento entero ya que cuentan con fibra, fitoquímicos y flavonoides, los cuales trabajan juntos sinérgicamente. Yo no creo que se pueda señalar un nutriente en especial”.

Ella dijo que no recomendaría limitar su dieta a solo frutas y verduras  blancas, sino comer el arco iris de frutas y verduras”, añadió. “Cada fruta y verdura  proporciona ciertos nutrientes y que en combinación interactúan con los demás”.

Foto: nodoca via photopin cc