En la búsqueda de obtener el peso ideal, uno se topa con infinidad de opciones: dietas de lo más raras y afirmaciones científicas sobre éstas.

Están la dieta de South Beach, Atkins o la Zona, sin olvidar la paleolítica o la Dieta del Mediterráneo, de la cual, la última es la que más me acomoda. Pero hay algunos investigadores que afirman por hechos personales que su dieta y su alimentación, así como los productos que venden, son la panacea, y que, si te tomas niveles en sangre de ciertas hormonas por decir algo “malas”, estás condenado casi, casi a morir. (esto último en vez de beneficiar a toda la población, solo lo sabe un pequeño núcleo de sus seguidores).

Mencionaremos, en este caso, la Dieta de la Zona y algunas de sus desventajas que han sido ya expuestas desde hace algún tiempo por el Doctor Samuel N. Cheuvront donde encontrarán la referencia hasta abajo, si es que la desean consultar.

medium_3249755880

1. La privación de calorías

Sears afirma claramente:

Este no es un programa de privación de calorías. De hecho, es posible que se tengan problemas para comer toda la comida necesaria para llegar a la Zona.

No estoy seguro de cuál sea la definición de Sears sobre la privación de calorías. Tener apenas 800-1200 calorías al día es privación de calorías y se va a sentir hambre-hambre.

“Una cosa que era muy engañosa acerca de ‘La Zona’ es que los autores afirman que en la dieta no se debería sentir hambre. No es así. no te confundas. Esta dieta depende del control de la porción y del conteo de calorías por lo que incluso después de las comidas, puedes seguir con hambre.

La investigación muestra que las dietas bajas en calorías no funcionan a largo plazo, ya que la gente pronto se cansa de morir de hambre y se dan por vencidos. Asimismo, la falta de calorías hace que el metabolismo se vuelva lento y disminuye la capacidad de perder peso.

2. Contiene una gran cantidad de información Bioquímica

Mucha gente debe de tener conocimiento de lo que está leyendo: ciencia, bioquímica, etc. ya que la información es muy técnica. La mayoría de la gente, lo que busca es un consejo que sea fácil y directo, solamente eso.

3. La dieta de la zona es difícil de seguir

La dificultad radica en el hecho de que usted tiene que calcular y medir cada gramo de hidratos de carbono, proteínas y grasas que come en cada comida.

“Se requiere de mucha planificación y parece requerir una gran cantidad de matemáticas”.

4. El aspecto de Nutrición es muy cuestionable en entrar en la zona

Hubo muchas declaraciones nutricionales tales como:

La mejor manera de asegurarse de obtener suficientes ácidos grasos esenciales (EFA) es comer avena cocida 3-5 veces a la semana y el salmón, pez espada o el atún, tres veces a la semana.

Esta declaración por sí sola es suficiente para cuestionar los conocimientos nutricionales de Sears. Hay maneras muy superiores para obtener ácidos grasos. Debe tenerse en cuenta que Sears ha cambiado desde sus consejos acerca de los ácidos grasos, esencialmente en los libros posteriores y ahora el aceite de pescado, rico en ácidos grasos esenciales, es una parte de su línea de productos.

5. La comida chatarra es aceptable, siempre y cuando siga las proporciones de Zona

Sears ofrece el siguiente ejemplo:

La mejor manera de asegurarse de obtener suficiente cantidad de ácidos grasos esenciales (EFA) es comer avena cocida 3-5 veces a la semana y el salmón, pez espada o el atún tres veces por semana. Usted puede comer ½ taza de helado Haagen-Dazs, siempre y cuando coma 1 taza de queso cottage bajo en grasa con él.

¡Qué! Si bien es cierto que el consumo de proteínas y grasas con una comida no va a subir el nivel azúcar de la sangre tan rápido, los alimentos ricos en carbohidratos como el helado aún  elevan dramáticamente azúcar en la sangre y puede hacer que aumente de peso. No es que la adición de proteína extra cancelara todos los efectos negativos del azúcar y los productos lácteos procesados: ​​ resulta engañoso sugerir lo contrario.

6. Inconsistencias

Hay muchas recomendaciones contradictorias: Sears dice que sólo se coman productos lácteos bajos en grasa, pero más adelante en sus libros, recomienda comer alimentos que reducen la secreción de insulina y da ejemplos como el helado rico en grasa  y la leche entera.

7. Problemas con productos de la zona

Hay dos problemas con las barras de proteína de la  Zona  y los licuados: mal sabor y alto contenido de azúcar. La fructosa es el segundo ingrediente de los batidos ya que Sears no piensa que sea un problema porque la fructosa es baja en el índice glicémico. Sin embargo, éste es uno de muchos ejemplos de cómo el índice glicémico es imperfecto. Los investigadores dicen que la fructosa es peor que la sacarosa (azúcar de mesa), ya que se convierte en grasa con mayor facilidad y no proporciona saciedad. Para mayor referencia, visiten en You tube al Dr. Lustig y su tema Sugar the bitter truth.

8. Obsesión con la zona

Apegarse exactamente a porciones de 40%/30%/30%  (carbohidratos, proteínas, grasas)  es muy difícil de seguir y hacer. El metabolismo de cada persona es muy diferente y no creo que se esté mentalmente estresado para conseguir que  su comida sea exactamente 40/30/30. 

“‘La Zona’ es un buen manual de instrucción para las personas que tienen dietas muy pobres, pero para la persona promedio con un mínimo de sentido común, es bastante inútil… Muchas de las recetas son sabrosas – si tienes una hora para cortar hasta ocho tazas de brócoli fresco. Pero contando los diferentes “bloques”, tomo una enorme cantidad de tiempo y energía de mi horario ya bastante ocupado. Una vez reemplacé el tiempo que toma planificar menús de Zona, ir a tiendas de comestibles, preparar mis comidas y otras minucias con ejercicio de cardio diario, ¡y es cuando empecé a notar los resultados!”

¿Dónde está la prueba científica?

Samuel N. Cheuvront, PhD, publicó una excelente revisión de la ciencia detrás de la zona en un artículo titulado: El fenómeno de la Zona Dieta: una mirada más cercana a la ciencia detrás de las reivindicaciones.

En el artículo se enumeran dos problemas importantes con la Zona. La primera de ellas es que Sears afirma que la combinación de carbohidratos, proteínas y grasas en proporciones precisas 40/30/30 mantendrán los niveles de insulina bajos. Sin embargo, la investigación muestra que los hidratos de carbono cuando se combinan con proteína como recomiendan las porciones de la Zona, produce un aumento mucho mayor de la insulina que si los hidratos de carbono se comieran solos o en combinación con cantidades más pequeñas de proteínas.

Basándose en estos hallazgos, la dieta de la zona podría causar todos los problemas asociados con altos niveles de insulina que se pretende evitar.

El segundo gran problema con la zona es que se simplifica en exceso el efecto de las proteínas, los hidratos de carbono, el glucagón y la insulina tienen sobre las enzimas delta 6 y 5 en la cascada de hormonas de eicosanoides. En Inglés (porque él escribe en puro inglés) Sears menciona que: si usted come más proteínas y menos carbohidratos, tendrá los niveles de insulina más bajos y formará buenos eicosanoides (hormonas) en lugar de malos eicosanoides.

Esto no es cierto. La verdad es que el sistema hormonal es muy complejo y tanto las proteínas, hidratos de carbono, el glucagón y la insulina aumentarán en hormonas buenas y malas. Sears astutamente omite alguno de los datos que haría que su teoría simplista sonara a contradictoria a expensas de la verdad.

El Dr. Cheuvront concluyó su revisión con lo siguiente:

“Las teorías y argumentos de libros populares de dietas bajas en carbohidratos como la Zona, se basan en estudios mal controlados, no revisados por expertos, anécdotas y retóricas no científicas. Una mirada más cercana a la ciencia detrás de la afirmación hecha por la dieta de la zona revela nada más, que una versión moderna de un antiguo capricho alimentario”.

¡Ouch! Pues ahí lo tienen. La dieta de la Zona no es el avance increíble en bioquímica nutricional que Sears quiere que creamos, pero una dieta baja en calorías y baja en carbohidratos solo hace que usted siga hambriento.

Fuentes:

http://enlita.com/blog/zone-diet-review-eight-reasons-avoid-zone-diet

https://www.yumpu.com/en/document/view/5760255/the-zone-diet-phenomenon-a-closer-look-at-the-science-behind-