Se ha prohibido en Canadá la importación de sopas instantáneas en sobre y vaso por supuestos peligros.

Todos los países, han sido invadidos por comida chatarra, siendo estas las más buscadas y consumidas por la comodidad de tener una comida “completa” en solo cinco minutos.

En el mercado abundan las marcas de sopas al instante, pero en realidad, todas son iguales, todas malas para la salud.

Las sopas instantáneas son lo peor que se puede comer ya que contienen químicos aditivos, colorantes, saborizantes, mucha sal y el verdadero veneno: el temido glutamato monosódico.

¿Qué es el Glutamato Monosódico?

Es un aditivo utilizado para dar más sabor a los alimentos industrializados, como caldos de pollo en cubitos, salsas, frituras, cubos de tomate y las famosas sopas instantáneas. En los años 60’s se popularizó un sazonador que era utilizado con sol en todos los alimentos, pero tuvo que ser retirado del mercado a pesar de su demanda al descubrirse que era altamente cancerígeno, pues contenía glutamato monosódico puro. Fue entonces cuando los industriales lo empezaron a usar combinado con otros aditivos para sazonar los alimentos industrializados.

¿Qué pasa con el Glutamato Monosódico?

Bueno, en los restaurantes de comida china o japonesa descubrieron que algunos clientes empezaron a sufrir diversos trastornos que les afectaba la salud, como el síndrome del restaurante chino y que consistía en dolores de cabeza, irritación en los ojos, visión borrosa, taquicardia, sudoración excesiva, comezón generalizada, diarreas y asma, entre otros síntomas.

Fresh herbs and salt spoonLos estudios médicos encontraron que el GMS tenía un efecto tóxico en las células nerviosas y que favorecía la obesidad y la esterilidad. Y en algunos casos, encontraron que el Glutamato favorecía la aparición de células cancerígenas. Es decir, las “inocentes” sopas al instante provocaban: asma y cáncer.

Más tarde se descubrió algo todavía más fuerte que el glutamato monosódico, era que al calentar la sopa, en su envase de polietileno y en el horno de microondas, el plástico del envase soltaba dioxinas, o sea, eran las toxinas que provocan el cáncer.

En el mercado las diferentes marcas de sopas instantáneas provocan asma, obesidad, diabetes y cáncer, y como el Ministerio de Salud le ha dado el visto bueno a esos productos, puedo decirle “está en manos de usted decidir si sigue comprándolos y consumiéndolos”.

Discovery Health sacó un programa especial dedicado a las sopas instantáneas, señalando que su consumo lograba hacer de nuestra digestión algo sumamente lento, dejándola atorada en los intestinos hasta por varios días, provocando en los consumidores apendicitis.

De ahora en adelante, les recomiendo preparar sus sopas y caldos con sal de grano, ajo y cebolla y eviten los polvos o cubos de pollo.

Todo esto es por el bien de la salud de tu familia y amigos.