¿Te consideras una persona que si quiere bajar de peso?

Lo más importante es haber tomado la decisión de cambiar tus hábitos de vida. Si ya lo has hecho, es que tienes un gran voluntad y una firme determinación, y sobretodo: ¡que nadies sabotee tu esfuerzo para conseguir llegar a tu peso ideal!

¡Adelante! Si otros lo han logrado, ¿por qué tú no?

1. Debes tener alternativas saludables en tu casa y oficina tales como colaciones que propongo en mi Facebook Obgnics. Trata de cenar de una manera saludable. ¡No olvides de desechar todas las tentaciones de tu despensa!

2. Poco a poco ve reduciendo la cantidad de alimentos que ingieres, para que así cada vez te sientas igualmente satisfecho aunque comas menos.

cambio habitos_23. El desayuno debe ser abundante en proteínas, así te mantendrás más lleno durante el día, y calmarás tu ansiedad. ¡Queda terminantemente prohibido no desayunar!

4. No te saltes ninguna comida. Te recomendamos que comas cinco veces al día, para sentirte saciado y mantener activo tu metabolismo a diario.

5. No te olvides de tomar agua abundantemente, entre dos y tres litros a lo largo del día (8-12 vasos), para mantenerte hidratado y disminuir la ansiedad por comer.

6. Evita el consumo de bebidas alcohólicas, ya que contienen muchas calorías vacías, que sin duda algunas sabotearán tu esfuerzo.

7. Prepara y condimenta tus alimentos con ingredientes naturales bajos en sodio: pimienta, ajo, cilantro, cebolla, perejil, curry y mostaza, entre otros.

8. ¡Borra los alimentos fritos de tu vida! Puedes preparar los alimentos a la plancha, en sartén de teflón, wok, a la parrilla o asados al horno, de esta forma, minimizarás la cantidad de aceite.

9. Sustituye el azúcar de mesa (Sacarosa) por edulcorantes naturales no calóricos (stevia), de esta forma, te ahorrarás muchas calorías.

10. ¡Come despacio y mastica bien los alimentos! La sensación de hambre suele desaparecer a los 30 minutos después de iniciar la comida.

11. Reduce el consumo de sal. La sal favorece la retención de líquidos y la absorción de glucosa en el intestino, con el consiguiente aumento de peso.

12. Minimiza el consumo de lácteos altos en grasas a dos veces por semana. Mejor decántate por las versiones descremadas y los quesos blancos frescos. ¡Evita los quesos amarillos y madurados ya que son excesivamente altos en grasas!

Si sigues estos consejos básicos, seguramente alcanzarás un peso saludable antes de que comience el verano.