Los niños que practican un deporte varias veces a la semana deben comer más que los que pasan las tardes viendo televisión o enfrente de la computadora, ya que a la hora que se ejerciten, quemarán más calorías.

Con todo, debemos de tener en cuenta que cada persona es diferente y cada entrenamiento también. Una práctica de fútbol puede durar dos horas y una clase de natación puede ser de una. Dependiendo del deporte que practiquen, los padres deberán de analizar qué tipo dieta le conviene más a su hijo. No es lo mismo un niño que haga de delantero en un partido de futbol (que se mueve mucho) que uno que practique el tiro al arco, por ejemplo.

Dentro de la alimentación de un joven al que le gusta el deporte deben estar presentes los lácteos, los carbohidratos, las proteínas , las vitaminas y las grasas.

Es imprescindible que los niños tengan una dieta equilibrada y rica en calorías en términos generales, pero cuando se acerca la hora de practicar deporte vale la pena establecer unos parámetros: comer por lo menos dos horas antes de hacer ejercicio. Con el estómago lleno el cuerpo gasta energía para digerir los alimentos, energía que puede ser necesaria para lograr un buen desempeño en el ejercicio. También es recomendable que antes de hacer ejercicio, se eviten los alimentos con azúcar –como dulces o refrescos–, ya que la digestión cansa al organismo.

Aunque no hay que llegar a practicar deporte demasiado lleno, tampoco es recomendable llegar con hambre. Si se ha esperado mucho tiempo antes del deporte y el niño tiene la sensación de que tiene el estómago vacío, puede comer fruta, nueces o medio sandwich.

strawberryFrutas y verduras: el plátano, fresas, manzanas, aguacate,  espinacas, brócoli y pimientos hidratan y son una fuente única de hierro, vitaminas, hidratos de carbono, potasio y grasa. Las verduras se pueden consumir sin medida, mientras que se recomienda que las frutas se consuman solo en las mañanas.

Huevos: un huevo aporta más de seis gramos de proteínas y 78 calorías. Contiene vitaminas A y B y tiene la proteína de mayor valor biológico. Se recomienda limitar el consumo de las yemas y comer solo entre cinco y siete huevos completos a la semana. Las claras pueden ser ilimitadas.

atun y verdurasPescado: el atún y el salmón tienen grandes cantidades de ácido omega-3 –las denominadas grasas saludables- que contribuye a la recuperación del cuerpo después del ejercicio, ayuda a metabolizar y sintetizar mejor los alimentos para que no se conviertan en grasas y fortalece el sistema inmunológico. Se deben comer unas cuatro o cinco veces a la semana.

Carnes magras: carne de cordero, ternera, lomo de res y pechuga de pollo ayudan a construir el músculo. Se deben consumir en cada comida y limitar el consumo de carnes rojas a dos o tres veces a la semana.

Frutos secos y granos: son altos en proteína de origen vegetal, fibra, grasas buenas, vitaminas y minerales. Aportan energía sostenida, producen sensación de saciedad por mayor tiempo y ayudan a construir músculo. Se puede comer un puñado diario de frutos secos. Los granos se deben consumir unas 3 o 4 veces a la semana.

agua ninoAgua simple: siempre agua, mucha agua. Uno de los factores más importantes para el buen desempeño deportivo es la hidratación. Mientras se realiza una actividad física se debe consumir agua constantemente para reponer el líquido que se pierde al sudar.

Pastas, avena y arroz: las pastas de grano entero y arroz integral son una excelente fuente de hidratos de carbono que aportan energía y aceleran la recuperación física, además de su aporte de fibra, que ayuda a la digestión. La avena se puede consumir todos los días. El arroz o la pasta una vez al día como carbohidrato a la hora del almuerzo.