bebidas

Las bebidas energéticas están cargadas de una gran cantidad cafeína, por lo que no es recomendable para los niños menores de doce años, ya que puede llegar a causar una intoxicación por cafeína de alto riesgo.

Incluso aun en menores de doce años en adelante, ya que además de contener una elevada cantidad de azúcar para disfrazar el sabor de la cafeína, pueden poner en riesgo la salud.

De acuerdo con un estudio publicado en marzo de 2011 en la revista Pediatrics, se enlistaron las 10 principales afectaciones que las bebidas energizantes producen en los menores, las cuales a continuación mencionamos.

Menor sensación de bienestar, trastornos del estado de ánimo, baja autoestima e incluso depresión.

Peor rendimiento escolar.
Mala calidad del sueño.
Exacerbación del asma.
Obesidad infantil.
Aumentos de la tensión arterial.
Incrementos indeseables de la glucemia (relacionados con el riesgo de diabetes).
Interacciones con medicamentos que tome el niño.
Problemas dentales y óseos.
Pueden agravar afecciones cardíacas preexistentes.