Como su nombre lo dice, el parto normal es el parto vaginal. La cesárea es una cirugía mayor destinada a resolver situaciones de parto, que ponen en peligro la salud y/o vida de la madre y/o feto.

El parto normal tiene menores riesgos para la madre, su pérdida de sangre es la mitad que en la cesárea, en promedio. Las posibilidades de infección del útero post parto (endometritis), también son menores en el parto normal.

La cesárea tiene la posibilidad, aunque escasa, de presentar una infección de la herida operatoria. La recuperación de la madre es mucho mejor en el parto normal que en la cesárea.

Algunas veces las mujeres necesitan la cesárea, en otros casos se elije por conveniencia, para evitar riesgos y hasta por mitos. Algunas clínicas practican más cesáreas que otras, lo mismo algunos médicos. Trata de averiguar si tu medico o la clínica practican altos números de cesáreas.

Ventajas para la mamá:

Mejor presión arterial.
Mejorar el aporte de oxigeno a la placenta y al bebé mantener estables los niveles de azúcar en la sangre.
Facilitar la integración de la madre consigo misma.

El trabajo de parto va adelgazando el segmento abajo del útero, para que si hay necesidad de una cesárea el corte es menos riesgoso (el músculo es menos grueso) y la recuperación es más rápida.

Ventajas para el bebé:

Arroja todo el líquido del pulmón.
Mejora la oxigenación general y cerebral.
El bebé está mas alerta.
El apego favorece la producción de leche.
El bebé permanece en la habitación con sus padres inmediatamente.

¿Por qué una cesárea?

No hay motivos para que una madre se decepcione cuando después del análisis de su situación, el obstetra decida una cesárea, a pesar de los riesgos mayores, debe tener confianza que se tomó una buena decisión, siempre y cuando haya sido tomada por un médico idóneo y sólo por consideraciones médicas y no de conveniencia y/o comodidad del profesional.

Riesgos para la mamá:

Los riesgos inherentes de una cirugía mayor.
Resultados adversos comúnmente encontrados: fiebre, infección de herida, infección de orina y excesiva pérdida de sangre.
Mayor incidencia de mortalidad, 4 a 1 en relación al parto.
La posibilidad de una lesión en los órganos próximos como vejiga o intestino.
Alteración en la posición de la placenta en un futuro parto.
Factor de riesgo mayor para placenta previa en embarazos subsecuentes.
Factor de riesgo mayor para embarazos ectópicos.

Dificulta la lactancia.

Tasas de fertilidad son mas bajas después de la cesárea que después del parto vaginal.

Para el bebé:
Mayor incidencia de insuficiencia respiratoria.
No cuenta con la estimulación en sus pulmones.
Equivocación de “fechas” (bebés que nacen prematuramente).
Bebés de peso normal que nacieron por cesárea, tuvieron 2 veces mas probabilidad de morir en el periodo neonatal.