semillas

Se le conocen como granos enteros a algunas semillas de trigo, maíz, cebada, avena, centeno o arroz y pueden ser consumidos enteros, triturados, partidos o molidos para convertirlos en harina o usados para hacer panes, cereales y otros alimentos procesados.

En cuanto a la cantidad de proteína que necesita cada persona depende de la edad, estado de salud y desgaste tanto físico como mental que tenga a lo largo del día.

Al unir granos enteros con leguminosas dará como resultado una proteína completa como la que se tiene al consumir carne roja pero con la ventaja de ingerir mucha fibra y poca grasa, están libres de colesterol y aportan vitaminas, minerales y fitonutrientes.

Es muy sencillo, basta consumir un plato de arroz con frijoles negros o preparar un sándwich de pan de trigo integral con crema de cacahuate, comer almendras, nueces, semillas de girasol o de calabaza las cuales son una fuente importante de proteínas y vitamina E. Asimismo las lentejas, garbanzos y frijoles tienen grandes cantidades de proteínas, hierro y fibra.