depresion nutricion

Los altos niveles de azúcar, y el incremento de peso, por consumir grandes cantidades de grasas pueden derivar en síntomas de ansiedad y depresión, así como en cambios mesurables en el cerebro, de acuerdo con una investigación.

El estudio en ratones, publicado en el British Journal of Pharmacology, investigó el vínculo entre dieta, diabetes y depresión al evaluar la influencia que tiene la diabetes tipo 2 en las emociones.

El equipo de investigación, dirigido por Bruno Guiard, informó que el incremento en el peso corporal, la hiperglucemia y la disminución en la tolerancia a la glucosa en respuesta a una dieta alta en grasas se correlaciona con síntomas tipo depresivos/ansiogénicos en ratones.

También se halló que los efectos benéficos de un antidepresivo se mitigan en ratones que llevan una dieta alta en grasas.

Los datos muestran “evidencias muy claras de que las patologías están finamente correlacionadas y asociadas con problemas de neurotransmisión serotoninérgica en el hipocampo”, explicó.