MITOS ALIMENTACION

Es muy común que las personas hagan consejos referentes a la alimentación que toman como cierto, a pesar de no contar con un sustento científico, y en ocasiones no contribuyen en nada para que las personas tengan una buena alimentación.

Por eso antes de creer todo lo que dicen te presentamos algunos de los mitos más populares.

El arroz integral engorda menos que el arroz blanco. Falso. Creer que el arroz integral es sinónimo de dietético, es un error. Tanto el arroz blanco como el integral poseen la misma cantidad de calorías, la ventaja de este último es su contenido de fibra, vitaminas y minerales que el arroz blanco, al ser refinado, no contiene.

Comer pan engorda, por eso es preferible consumir galletas. Falso. Las galletas tienen mayor cantidad de calorías que el pan, ya que éstas contienen grasas no saludables. Además, generalmente, se come una mayor cantidad de galletitas que de pan, ya que dan la sensación de ser más livianas.

El pan tostado engorda menos que el sin tostar. Falso. La diferencia entre ambos es que cuando tostamos el pan dextrinizamos el almidón, o sea, lo volvemos más fácil de digerir. Es que en la boca se transforma en migas, más digeribles al llegar al estómago. Cuando comemos pan sin tostar requiere mayor masticación y digestión en el aparato digestivo, entonces al permanecer más tiempo en el estómago, genera mayor sensación de saciedad.

Es lo mismo consumir jugos que frutas. Falso. Los jugos pierden toda la fibra que contiene la fruta entera y fresca. Cuando exprimimos, sólo extraemos la parte líquida de la fruta, rica en azúcares simple, de rápida absorción, y la mayor cantidad de vitaminas que contiene se pierden muy rápidamente, por oxidación en contacto con la luz. Por lo tanto, es conveniente consumir frutas enteras, frescas y en lo posible con cáscara, así conservamos todo su contenido de fibras.

Fuente: Con Bienestar