606-1.03JA - Can Omega-3s Help Your Kids in School

  1. Dele a su hijo un buen comienzo en la vida. Un suplemento de OMEGA-3 antes y después del embarazo y durante la lactancia. El DHA y la colina son críticos para el desarrollo cerebral y el IQ de su hijo. Su hijo es completamente dependiente de usted y espera que se le proporcionen esos nutrientes a través de por lo menos los tres primeros meses de vida. Por cierto, esto también refuerza su salud en general y la actitud mental positiva, durante y justo después del embarazo.
  2. Amamante a su hijo durante el mayor tiempo posible. Los bebés reciben DHA vital a través de la leche materna. Mientras más tiempo mejor, en este caso. Si usted continúa amamantado durante el primer año, le dará a su hijo un comienzo incluso mejor para el éxito en la vida.
  3. Proporciónele una estructura a la vida de su hijo. A los niños les gustan los horarios (horarios para comidas, acostarse, despertarse, etc.) y más. Los ayuda a entender el tiempo, las rutinas y les da un sentido de seguridad.
  4. Asegúrese de que su hijo lleve una alimentación fuerte con carnes y vegetales de alta calidad (orgánicos de ser posible). Enseñarles a temprana edad el gusto por los vegetales hará que sea más fácil para ellos resistirse a la presión de sus compañeros de que consuman comida chatarra durante la infancia. Evite los dulces y cualquier comida que contenga colorantes artificiales, conservadores, jarabe de maíz de alta fructosa, a toda costa.
  5. Anime a su hijo desde muy temprana edad a hacer ejercicio. Hágalo parte de su actividad especial con él. Hagan caminatas, anden en bici, jueguen bádminton, corran con su perro, salten la cuerda, jueguen basquetbol…hágalo divertido.
  6. Llénelos de aire libre evitando fumar dentro de la casa y limitando las toxinas provenientes de productos de limpieza. Si su casa fue construida antes de 1978, haga pruebas sobre los peligros de la pintura.
  7. Refuerce el sistema inmunológico de su hijo dándole probióticos diariamente. Cuando el hijo de alguien más está luchando con una bacteria que invadió su escuela, se alegrará de saber que su hijo tiene un sistema inmunológico fuerte.
  8. Reemplace los detergentes, jabones y champús que contienen ingredientes peligrosos, como parabenos, aceite mineral, parafina, vaselina, laurel de sodio (SLS), sulfato de sodio laureth (SLES), acrilamida, glicol de propileno. Los problemas potenciales pueden no valer la pena de correr el riesgo.
  9. Investigue las vacunas. Hay mucha controversia en contra de las nuevas vacunas, investigue su origen y pregunte a su pediatra.
  10. Lleve su hijo a lugares abiertos en donde esté expuesto al sol por al menos 15 minutos al día, de preferencia a medio día, para optimizar sus niveles de vitamina D y por lo tanto mejorar su salud inmunológica y salud en general.