Se ha demostrado que las grasas omega-3 del aceite de krill son mucho más eficientes para combatir algunos síntomas metabólicos, como los niveles elevados de grasa en el corazón y el hígado, que las del aceite de pescado por mucho.

3-wine
—En la actualidad existen las investigaciones suficientes para decir con seguridad que el aceite de krill puede reducir el riesgo de padecer síndrome metabólico, hígado graso, obesidad y diabetes tipo 2.

—El aceite de krill reduce los niveles de grasa en el corazón de ratas en un 42%, comparado con un 2% del aceite de pescado. Del mismo modo, se encontró que reduce la grasa en el hígado un 62%, comparado con el 38% del aceite de pescado. La acumulación de grasas en el hígado puede dar como resultado falta de sensibilidad a la insulina, síndrome metabólico y eventualmente diabetes tipo 2.

El Omega Rojo puede reducir la actividad en el sistema endocanabinoide. Este es un sistema bioquímico en el cerebro que modula el apetito, la sensación de dolor, los cambios de humor y la memoria. Por este motivo es que el omega puede coadyuvar en la regulación del apetito, sobrepeso y obesidad.

El DHA se convierte en unas sustancia llamada neuro-protectora. El Alzheimer está relacionado con una escasez de estos neuro-protectores. Las grasas constituyen la mayor parte del tejido cerebral (alrededor de dos tercios). La mielina es la capa que cubre las neuronas y está compuesta de un 30 por ciento de proteína y 70 % de grasa. Estas grasas no sólo son importantes para los adultos sino que también son importantes para los bebés y los niños, esto para el desarrollo cognitivo adecuado y para la visión.
—

090asta010Las bajas concentraciones de EPA y DHA son conocidas por acelerar el deterioro cognitivo y por aumentar el riesgo de cambios y trastornos del humor. Se encontró que las personas que sufrían de depresión tenían niveles bajos de omega-3 en la sangre, comparado con las personas que no sufrían de depresión.


Un estudio en el 2010 que involucró a 46 mujeres de edad avanzada deprimidas concluyó que los suplementos de grasas omega-3 son un tratamiento efectivo para la depresión y que puede mejorar la calidad de vida.