Una investigación llevada a cabo por Nilsson A et al. evaluó simultáneamente el efecto de los omega-3 sobre la cognición y sobre los marcadores de riesgo cardiometabólico (en sujetos sanos).

Sus resultados muestran que el consumo diario de omega-3 proveniente de aceite de pescado durante cinco semanas mejora de forma significativa la memoria de trabajo en sujetos sanos y disminuye los niveles de varios marcadores de riesgo metabólico. Cuando hablamos de la memoria de trabajo nos referimos al almacenamiento temporal y procesado de información simultáneos necesarios en tareas cognitivas complejas, como comprensión del lenguaje, aprendizaje y razonamiento; hay autores que, como concepto, la equiparan a la inteligencia.

omega 3Con el fin de evaluar los efectos de la suplementación de la dieta con omega-3 proveniente de aceite de pescado sobre las aptitudes cognitivas en individuos sanos, 40 voluntarios de 51 a 72 años de edad e índice de masa corporal entre 20 y 30 kg/m2 recibieron un suplemento diario de 3 g o placebo durante cinco semanas, separadas por cinco semanas sin ningún tipo de suplemento (periodo de lavado).

Tras los periodos de omega-3 y de placebo, los sujetos realizaron tests cognitivos de memoria de trabajo y se determinaron los marcadores de riesgo metabólico en sangre antes y después de los periodos omega-3 y placebo.

La suplementación con omega-3 obtuvo mejores resultados en comparación con el placebo; además, disminuyó la presión arterial sistólica y los triglicéridos, ambos factores de riesgo cardiometabólico. La presión arterial sistólica se relacionó inversamente con el desempeño en los tests cognitivos y también se dio una tendencia hacia una relación inversa entre desempeño cognitivo y triglicéridos. La relación entre niveles elevados de marcadores de riesgo cardiometabólico y el inferior desempeño cognitivo en sujetos sanos sugiere los posibles beneficios de una prevención dietética temprana para evitar el deterioro cognitivo relacionado con los trastornos cardiometabólicos.