refrescos

El consumo de bebidas azucaradas o refrescos altera las hormonas, principalmente en las niñas, quienes tienen su primera menstruación mucho antes de lo esperado.

En la investigación publicada en la revista Reproductive Endocrinology, se detalla que las niñas que beben refresco de forma frecuente sufren de obesidad infantil y registran la primera menstruación a edades más tempranas.

Para los investigadores de Harvard, este tipo de bebidas no proporcionan ningún nutriente, al contrario, sube los niveles de azúcar en la sangre, hace más hiperactivos a las niñas. Aunado a esto, una temprana pubertad puede tener impactos negativos en la vida de las pequeñas.

La razón de menarca temprana están los cambios hormonales que experimentan las niñas tras ingerir las bebidas azucaradas

Aquellas que toman más de un refresco al día, tienen  mayor riesgo de tener una menstruación temprana.