agua

Actualmente muchas personas se resisten a beber agua natural, pese a que tomar agua regularmente brinda múltiples beneficios.

Hay investigaciones que aconsejan beber la mitad de nuestro peso corporal de agua al día, y mayormente si no practicamos ningún deporte. Por ejemplo si pesas 68 kilos, se debe tomar 75 onzas, que equivalen a 2.10 litros de agua al día. Y si hacemos ejercicio regularmente, debemos tomar hasta dos tercios de tu nuestro peso en onzas de agua al día. Es decir, en un peso de 68 kilos, equivaldría a 100 onzas o 2.84 litros.

Los momentos perfectos para beber un vaso agua, toma nota de ellos:

-Tomar dos vasos de agua al despertar, ayuda a activar y limpiar los órganos internos.
-Ingerir dos vasos de agua a media mañana, activa tu cerebro, evita la deshidratación, aumenta la concentración y la memoria. Cerca del 90 % de los ataques al corazón ocurren por la mañana, y tomar agua podría prevenir esto.
-Un vaso de agua 30 minutos antes de cada comida, prepara al organismo para recibir los nutrientes, e influye positivamente el proceso digestivo.
-En la tarde, la ansiedad que se siente no es hambre ¡es sed¡, por lo que hay que sustituir el snack por un vaso de agua, para reactivar la actividad cerebral.
-Antes de tomar un baño, tómate un vaso de agua. Te ayudará a regular la presión sanguínea.
-Y en la noche, se recomienda tomar uno o dos vasos de agua antes de acostarse a dormir.

Además de las ventajas de beber agua a ciertas horas, investigadores de la Universidad de Búfalo, en Nueva York, comprobaron que el ingerir el agua que el cuerpo necesita, hidrata las mucosas que recubren la nariz, la garganta, los bronquios y los pulmones, disminuyendo las probabilidades de infecciones virales como la influenza, infecciones bacterianas.