Largamente vilipendiada, la mantequilla está haciendo una reaparición triunfal. El consumo de mantequilla en los Estados unidos ha llegado a su punto máximo en 40 años, de acuerdo con los nuevos datos de la industria láctea. El auge de la mantequilla, al menos en parte, se ha atribuido a un cambio en las preferencias de los consumidores, dejando  los alimentos procesados ​​y regresando hacia los alimentos naturales.

También ha ayudado a que el USDA comenzó el proceso de prohibir las grasas trans de la oferta de alimentos de los USA desde el verano pasado.

Durante la última década, los estadounidenses han aumentado su consumo de mantequilla en un 25 por ciento. El consumo de mantequilla ha alcanzado 5,6 libras per cápita , frente a 4,1 libras en 1997. Si bien la mantequilla alcanzó sus 40 años a la alta, no así la margarina en estos 70 años de su tóxica existencia.

Incluso Unilever Alimentos (fabricante en el país de margarinas ) acaba de agregar mantequilla de verdad  en Alemania con el fin de rescatar las ventas.

mantequilla_rizada_imagen

Después de décadas de creer el mito de que la mantequilla obstruye las arterias y provoca cardiopatías, la gente está empezando a darse cuenta de que las grasas parcialmente hidrogenadas o  aceites vegetales, margarina y manteca vegetal son los verdaderos culpables.

La evidencia es incontrovertible: cuando usted corta o disminuye radicalmente la grasa en su dieta, usted se convertirá en una persona mas gorda y más enferma que sus antepasados.

¿Por qué?

Debido a que la margarina y los aceites poliinsaturados hidrogenados o procesados ​​similares, son mucho más perjudiciales para su salud que las grasas saturadas. La mantequilla ha sido un alimento básico en la dieta de muchas culturas durante miles de años y sin evidencia de efectos adversos para la salud. Durante miles de años, la gente de todo el mundo ha apreciado a la  mantequilla por sus abundantes beneficios para la salud, por no hablar de su apelación culinaria.

La mantequilla, especialmente mantequilla orgánica cruda de vacas en pastoreo, es una fuente de nutrición y grasas alimenticias. La investigación apunta a que la mantequilla puede tener tanto a corto y largo plazo beneficios para su salud.

Un estudio sueco encontró que los niveles de grasa en la sangre son más bajos después de una comida rica en mantequilla que después de comer una rica en aceite de oliva, aceite de canola, linaza u otro aceite. La principal explicación de los científicos es que alrededor del 20 por ciento de grasa de mantequilla consiste en los ácidos grasos de cadena corta y media, que se utilizan de inmediato para darnos energía rápida y por lo tanto no contribuye a los niveles de grasa en la sangre.

Los otros aceites (aceite oliva, canola, lino, etc ) contienen ácidos grasos de cadena larga única. Por lo tanto, una parte importante de la mantequilla que usted consume se utiliza inmediatamente para energía, algo así como un carbohidrato. Los nutrientes principales que se encuentran en la mantequilla se resumen a continuación.

VITAMINAS:

La mantequilla es una rica fuente de vitamina A de fácil absorción, la cual es necesaria para una gran cantidad de funciones en nuestro cuerpo, ya sea, desde mantener una buena visión hasta el sistema endocrino. Además la mantequilla contiene a todas la vitaminas liposolubles (D, E y K), las cuales usualmente están disminuidas en la dieta moderna.

MINERALES:

La mantequilla es rica en varios minerales traza, incluyendo el magnesio, cromo, zinc, cobre y selenio (un potente antioxidante). La mantequilla tiene mas selenio que el germen de trigo y el arenque. Además la mantequilla es una buena fuente de yodo.

ÁCIDOS GRASOS:

La mantequilla nos provee de una apreciable cantidad de ácidos grasos de cadena corta y mediana, que nos ayudan a mantener nuestro sistema inmune, impulsa nuestro metabolismo y tienen propiedad antimicrobianas, tal es el caso que combaten microbios patógenos en nuestro tracto intestinal. Además la mantequilla presenta un perfecto balance entre ácidos grasos omega 3 y 6. El ácidos araquidónico que encontramos también en la mantequilla es importante para la función cerebral, para el mantenimiento de la piel y un buen balance de prostaglandinas.

CLA:

Cuando la mantequilla proviene de vacas de pastoreo, esta contiene altos niveles de ácido linoleico conjugado (CL A), el cual es un componente que nos da una excelente protección contra el cáncer y también ayuda a que el cuerpo genere más masa muscular que masa grasa.

GLICOESFINGOLÍPIDOS:

Estos son una especial categoría de ácidos grasos que nos protegen de infecciones gastrointestinales, especialmente en niños y ancianos. Los niños que son alimentados con leche descremada tienen tasas más altas de diarrea que otros que consumen leche entera.

COLESTEROL:

A pesar de toda la mala información que existe con respecto al colesterol, este es necesario para mantener en un buen funcionamiento el sistema digestivo y nervioso, además de una correcta función cerebral en los jóvenes.

FACTOR WULZEN:

Esta es una sustancia parecida a las hormonas, previene la artritis y la rigidez en las articulaciones, asegurando que el calcio es puesto realmente en los huesos en ves de en las articulaciones y otro tipo de tejidos. El factor Wulzen está presente sólo en la mantequilla cruda y en la crema, lamentablemente es destruido en la pasteurización.